Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Raymond James se va de Argentina: lo compran sus socios locales

Raymond James se va de Argentina: lo compran sus socios locales

"Nadie conoce mejor lo que estábamos comprando que nosotros mismos", coinciden Eduardo Tapia (hasta el momento presidente de Raymond James Argentina, que adquirió el control y continuará como presidente de AR Partners), Gabriel Ruiz (hasta el momento presidente de RJ Delta Asset Management y actual presidente de Delta Asset Management) y Christian Cavanagh (hasta ahora Chief Investment Officer de RJ Delta Asset Management y actual Chief Investment Officer y director de Delta Asset Management), quienes en forma colectiva adquirieron el control mayoritario de Raymond James.

Típico caso de management buy out (MBO), cuando los propios managers compran el control de una compañía que, en este caso, estaba en retirada, siguiendo los casos del Deutsche y del Citi. La decisión estratégica fue tomada hace tres años a nivel internacional, y no está relacionada con la coyuntura de la Argentina, sino que decidieron cerrar o irse de los joint ventures que tenían en India, Turquía, Sudáfrica y Brasil. Hace cinco años, con la llegada de un nuevo CEO a Raymond, y la reconfiguración del directorio, se priorizó hacer foco en los Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, y en la compra de la banca privada doméstica del Deutsche. Por lo tanto, una operación en Argentina, por más buena y atractiva que fuera, no causaba gran impacto.

Los managers locales apuestan que con el blanqueo, la nueva ley de mercado de capitales, el asset management y la banca de inversión doméstica se volverá todo más atractivo. Esperan que inversores extranjeros se vuelquen a la adquisición de activos locales, al no tener que pagar más impuesto a las ganancias, para competir con los ADRs.

Detectaron un universo de 50 compañías en condiciones de salir a la Bolsa local en los próximos tres años, para poder hacerse de entre u$s 50 y u$s 200 millones cada una. En rigor, muchas no llegan a los u$s 300 millones que se requieren para salir en Wall Street, pero perfectamente podrían hacerlo en el mercado doméstico. De la mano de la nueva ley de mercado de capitales, prevén que crezca el universo de oferta, y la demanda llegará. A su vez, observan mucha potencialidad en el nacimiento de nuevas empresas que salgan a la luz.

"El ahorro doméstico es muy bajo, por lo que tiene mucho para crecer: no pasará en un año, pero se tiene que reconstruir en los próximos tres años. Chile, con 17 millones de habitantes, tiene 2 millones de cuentas en fondos mutuos; mientras en Argentina, con 42 millones, hay sólo 200.000 cuentas", advierte Tapia.

Ruiz lo interrumpe: "Argentina debería seducir al capital. Es clave que el mercado doméstico crezca para financiar el crecimiento del PBI argentino en los próximos años, seduciendo al capital y no combatiéndolo".

En la compañía apuestan a la flexibilidad y a la innovación en la creación de nuevos productos, al no tener que pedir más aprobación alguna a los headquarters. Por lo pronto, ya están estructurando fondos de real estate (no necesariamente para el blanqueo), private equity y toda la línea de fondos cerrados. Quieren crear la plataforma más atractiva y de mayor generación de valor agregado para inversores para que el cliente pueda tener la mejor experiencia transaccional. A su vez, harán foco en la rapidez y velocidad para detectar talentos de recursos humanos que agreguen valor a la compañía.

"Esperamos un fuerte desarrollo en el sector de servicios financieros, donde hay grandes expectativas de repatriación del mercado de capitales que se ha ido moviendo al exterior durante las últimas dos décadas", afirma Tapia. También apuestan al potencial de la industria de asset management y, particularmente, de los fondos comunes de inversión.