Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rally post-Fed: bonos argentinos, los menos beneficiados

El bono de referencia a 10 años local (Bonar 26) fue el que menos redujo su spread a nivel regional, con una baja de 26 puntos básicos. Los bonos de Colombia y México fueron los que más lograron reducir sus spreads.

Rally post-Fed: bonos argentinos, los menos beneficiados

Pese a la suba de tasas de la Reserva Federal a mediados de marzo los bonos emergentes anotaron fuertes subas. El tono moderado de Janet Yellen, la titular de la Fed, respecto de las próximas subas de tasas trajo calma y generó un clima de mayor optimismo.

El hecho de que la Fed no se incline a favor de un proceso de suba de tasas agresivo, sino más bien moderado y pausado, les permite a los emergentes acomodarse al nuevo contexto monetario mundial y por eso los capitales fluyeron a bonos de la región, aprovechando las tasas en dólares aún interesantes que se ofrecen en América latina. Pero los bonos argentinos a 10 años son los que menos avances han registrado y los que menos han logrado comprimir sus spreads.

A mediados de marzo, la Fed decidió elevar el costo del dinero nuevamente un cuarto de punto para situar la tasa de interés en el rango de 0,75% y 1%, evento que el mercado daba por descontado con una probabilidad del 98%. Si bien la suba se confirmó, lo que restaba por conocer eran las palabras de Yellen respecto de cuál era su visión sobre la marcha de la economía y cuáles podrían llegar a ser los próximos movimientos de la política monetaria.

El tono conciliador de Yellen y el hecho de que la presidenta de la Fed no haya sostenido que veremos subas abruptas sino más bien moderadas fueron música para los odios para el mercado, el cual festejó la noticia con avances en las acciones así como también en el mercado de bonos. El índice de mercados emergentes, por ejemplo, llegó a máximos del año y regresó a valores vistos en 2015. Por el lado de la renta fija de mercados emergentes, el índice de JPMorgan también evidenció fuertes avances para colocarse en máximos de 2017 y regresar a valores registrados en el último trimestre de 2016, antes de las pérdidas que gatilló la victoria de Trump.

En concreto, el tono menos agresivo de Yellen respecto de la suba de tasas a largo plazo generó que los bonos de mercados emergentes registren una suba en promedio de 2,25% en los bonos emergentes. Para el tramo medio de la curva en dólares de los bonos latinoamericanos (con vencimiento en 2026 y 2027), las subas en las últimas dos semanas fueron del orden de 2,45% en los precios de los bonos y lo que representó una compresión de spread de 34 puntos básicos en promedio a nivel regional.

En ese trayecto, el bono de referencia a 10 años local (Bonar 26) fue el que menos redujo su rendimiento a nivel regional, con una baja de la tasa de 26 puntos básicos. Los bonos de Colombia y México fueron los que más lograron reducir sus spreads desde la suba de tasas de la Fed, con un recorte del orden de los 45 puntos básicos en las dos últimas semanas. En la mitad de la tabla aparecen Brasil y Chile con 31 puntos básicos de reducción de spread y una suba de los precios de los bonos en dólares de 2.15%. En ese sentido, los bonos argentinos han acompañado la tendencia aunque con menos euforia generando una suba de 1,72%.

El comportamiento de los bonos y acciones en las dos últimas semanas no es menor ya que una suba de tasas suele ser un factor negativo sobre todo para la deuda emergente emitida en dólares. Es que el incremento del costo del dinero amenaza con una suba de los distintos tipos de cambio, generado por una salida de capitales de mercados emergentes que suelen regresar a EE.UU. (justamente intentando aprovechar una mayor tasa) haciendo más difícil el pago de la deuda en moneda dura.

Pero la suba de tasas no sólo no ha golpeado por ahora a los emergentes sino que los ha beneficiado gracias al tono menos agresivo de Yellen. De hecho, también hubo una apreciación de las monedas contra el dólar del orden del 1,3% en promedio a nivel regional, con el peso mexicano y el peso colombiano a la cabeza, con incrementos del 3,65% y 2,25%, respectivamente.