Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Quitan multa millonaria que había puesto el Banco Central K al Banco de Valores

Quitan multa millonaria que había puesto el Banco Central K al Banco de Valores

El Superintendente de Entidades Financieras del Banco Central (BCRA) durante la era Vanoli, el kicillofista Germán Feldman, fue quien había presentado un power point al directorio de la entidad para imponer una multa de $ 162 millones al Banco de Valores por un sumario administrativo del 2008, que se estiró a $ 185 millones por los intereses.


Ahora, la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo revocó la multa, en la defensa llevada a cabo por el estudio de abogados Cassagne. La revocación fue parcial, por considerar que si bien habría mediado una infracción, el monto de las sumas impuestas fue considerada desproporcional y carente de fundamentos, por lo que el Tribunal ordenó al BCRA que dicte una resolución en un plazo de 60 días, para que determine nuevamente el monto de la multa, según los parámetros y pautas fijadas en la sentencia.


Hoy Feldman sigue como director del BCRA, al igual que el vanolista Pedro Biscay y el kicillofista Juan Cuattromo, quienes tienen voz y voto en la mesa, pero son minoría. La multa había generado enorme preocupación en la City por su monto exorbitante y porque representaba un castigo encubierto y un mensaje al mercado para evitar prácticas lícitas, como el contado con liquidación, que era una forma de obtener dólares legales mediante la compra-venta de bonos o acciones.


El monto de la multa representó el 46% del patrimonio del Banco de Valores. "Si se hubiera tratado de un banco comercial, hubiera provocado una corrida cambiaria, que en este caso no ocurrió porque somos sólo 133 los agentes de bolsa que operamos con el banco", dicen.


"No fue una infracción, ni un tema penal cambiario, sino simplemente un sumario, un tema administrativo de falta de papelería, como puede ser el faltante de una declaración jurada del año anterior de quien hizo una transacción, cuando tenía todas las declaraciones juradas de los años previos. La sanción, en todo caso, debería haber sido de la UIF. El BCRA se habría excedido en sus funciones", especulan las fuentes.


La multa se produjo por legajo incompleto, falta de conocimiento del cliente e incumplimiento de las normas de lavado de dinero. Aseguran que no se puede culpar de falta de conocimiento del cliente a un banco que sólo atiende a 133 agentes de bolsa. Fue un ataque directo al sistema, para impedir que suba el contado con liqui, que sea un efecto disuasivo.


El trasfondo de la cuestión es el contado con liquidación: en el 2008 la brecha apenas era del 10% con el oficial, pero permitías ganancia grandes a quienes entraban y salían. Y el liqui se hacía en el mismo día, no había que esperar 72 horas. El tema es que, al necesitarse la transferencia en el exterior, se usaba a un corresponsal del Banco de Valores, que era una pata para poder hacer el blue chip. Además, en 2008 la normativa era otra. Observan con ojos de 2014 hechos sucedidos hace seis años, cuando la reglamentación era mucho más laxa, con menos controles.