Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Qué significa un acuerdo con los buitres para la economía y el bolsillo de los argentinos

El Estado podrá financiar el déficit sin necesidad de un ajuste tan severo. Y dependerá menos de la emisión del BCRA, que alienta la inflación. Se espera que lleguen inversiones, lo que supone más empleo

El arreglo de la Argentina con los holdouts beneficiará a la clase media, que está viviendo cómo cae su salario real, su poder adquisitivo, en medio de la ecuación de "precios nuevos con salarios viejos".

¿Por qué beneficiará a la clase media? Porque salir del default equivale a salir del Veraz: el país ya no necesitará acudir a una cueva que le cobra muchos intereses (por el riesgo de default) para paliar el déficit fiscal.

La Argentina gasta mucho más de lo que recauda y el rojo es de $ 1.000 millones por día. Para financiarlo, el Banco Central imprimía billetes, que luego impactaba en la inflación, por la suba que se producía en los precios, al haber más cantidad de pesos en la calle.

Ahora la Argentina podrá endeudarse a tasas más bajas. Luego de haberlo hecho a tasas de dos dígitos, hoy la tasa es del 8% anual en dólares, y se prevé que caiga al 6 o 7%, aunque lejos del 4% al que toma deuda Bolivia o el 2% de Chile.

Al tomar deuda en el exterior a tasas razonables, el Estado podrá financiar el déficit fiscal sin necesidad de un ajuste tan grande con mayores tarifazos, que le duelen en el bolsillo a la clase media.

Por otra parte, el BCRA desacelerará la emisión monetaria, al poder tomar deuda en el exterior a tasas bajas.

Por lo tanto, no le dará tanto a la maquinita de imprimir billetes como en la era Vanoli, cuando la emisión crecía al 40% anual. Esto tendrá impacto, a la larga, en menores índices inflacionarios.

También se tomará deuda para financiar obras de infraestructura, lo que impactará en mayores empleos en la industria de la construcción, que este año vio caer 40.000 empleos (25.000 fijos más 15.000 estacionales) por el freno de la obra pública. A su vez, se prevé la llegada de inversiones, que generarán más empleo. Claro que no todo será de un día para el otro, sino que tomará su tiempo y el impacto se verá en mayor medida el año que viene. Pero vamos por buen camino.

Gabriel Caamaño Gomez, economista de la consultora Ledesma, advierte que el acuerdo con los holdouts permite que la economía argentina vuelva al mundo y acceda de forma normal al mercado de capitales: "Es un elemento más en el proceso de normalización de la economía y la solución de un conflicto que le salía muy caro al país. Pero el problema macroeconómico básico sigue siendo el históricamente alto déficit fiscal, que este año aspiramos a bajar, en su versión primaria, a 4,8% del PBI".

A su juicio, la emisión de u$s 15.000 millones es posible, pues el mercado internacional aún esta líquido, la Argentina es la novedad y además tiene un ratio deuda/PBI relativamente bajo, que es la parte buena de la herencia: "Ergo, puede emitir niveles considerables de deuda a tasas que para nuestros registros históricos son bajas".

Además, los grandes fondos como Templeton Emerging Markets, que mueve u$s 7.000 millones, destinarán entre el 5 y el 10% de su cartera a Argentina, con lo cual serían ingresos de divisas por cuenta capital de entre u$s 350 y u$s 700 millones. Pioneer Investments Global Asset Management es otro de los grandes fondos que destinará sus dólares al país.