Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

¿Qué le pasa al Deutsche Bank?

Es el banco más grande de Alemania. Sus acciones tocaron su piso y el futuro de la entidad preocupa al mercado mundial.

¿Qué le pasa al Deutsche Bank?

El Deutsche Bank es la entidad financiera más grande de Alemania, además de un banco de inversión global, por lo que un número rojo en sus libros o una mala noticia legal puede generar un verdadero efecto mariposa.

Y es lo que parece estar pasando con la decisión del Gobierno de Estados Unidos, que intimó la entidad a que pague una multa de 14.000 millones de dólares por una demanda relacionada con la administración de hipotecas basura entre 2005 y 2007. Si la entidad cumpliera con ese pago, quedaría sobre el filo del capital requerido por las autoridades europeas para seguir en funciones.

No se trata de la única entidad de su porte que atraviesa por una situación similar. JP Morgan y Goldman Sachs fueron castigados con multas de u$s 13.000 millones y 5.100 millones respectivamente.

Muchos medios del mundo y sistema financiero mundial trazaron un paralelo entre la situación que vive la entidad y la crisis que marcó la caída de Lehman Brothers, que también ocurrió en septiembre pero de 2008 y tuvo impacto a nivel internacional.

Esto derivó en que las acciones del gigante alemán cayeran 10% en los últimos dos días hasta tocar mínimos, que se suman a un 50% en lo que va del año. 

La decisión cayó como un balde helado en los mercados, y el pesimismo creció cuando la canciller alemana Angela Merkel anunció su decisión de no brindar ayuda estatal al mayor banco de su país. La mandataria expresó su confianza en que los problemas de la entidad se puedan resolverse, después de que el propio banco asegurara que no necesita ayuda pública.

“Sólo quiero decir que Deutsche Bank es una parte del sistema bancario y el sector financiero alemán. Y por supuesto esperamos que todas las compañías, si se enfrentan a problemas temporales, puedan ir en la dirección correcta”, sentenció.

Hoy los mercados tuvieron una luz de optimismo, en cambio, cuando el Departamento de Justicia de EE.UU. aclaró que los bancos que cooperan con las autoridades pueden ver reducida su sanción.

De todos modos, la amenaza de una sanción multimillonaria pone dudas sobre la posibilidad que la entidad pueda salir de la situación sin necesidad de una nueva ampliación de capital, pese a que el banco ya negó en varias ocasiones optar por esta opción. Medios europeos destacaban hoy que la valuación bursátil del Deutsche no supera por mucho el valor completo de la multa.

En los últimos meses el Deutsche barajó la posibilidad de una fusión con la segunda mayor entidad financiera alemana, el Commerzbank, pero los contactos finalizaron sin acuerdo alguno.

El año pasado, gigantesco grupo bancario alemán había anunciado que suprimirá 9.000 puestos de trabajo y se retirará de 10 países, entre ellos la Argentina, con el fin de recortar gastos por unos 3.800 millones de euros, de aquí a 2018.