Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

¿Qué aprendimos de la flotación cambiaria?

por  FRANCISCO PRACK

PRACK Asset Management
1
¿Qué aprendimos de la flotación cambiaria?

Nuestro país transita el cuarto mes de flotación cambiaria, ya sin cepo en una economía fría asimilando una cadena de ajustes que, sin que le sobre nada, corrigen el atraso cambiario. El bajo nivel de actividad no tracciona sobre la importación (demanda), y el calendario marca el momento de la liquidación de los dólares de la soja (oferta), de modo que ‘leeremos‘ las señales sobre dónde se esconden las fuerzas del mercado cambiario y hacia dónde podrían conducirnos.

En estos tiempos de cotización libre el Dólar (tipo de cambio de referencia publicado por el BCRA) operó en un rango de poco más de tres Pesos entre su máximo cercano a $16 y su mínimo en $12,80, la zona más frecuente fue la de $14,50-15, y se movió unos 13 centavos por día en promedio (¡casi un uno por ciento!). Pero escrutando aún más los datos identificamos las siguientes fuerzas:

Expectativa devaluatoria: nuestros modelos de tasa de interés muestran que está implícita en el mercado la expectativa de una devaluación del tipo de cambio a futuro. Para un plazo de tres meses el tipo de cambio implícito es del orden de $15,60 y de $17,40 a un año. Valga la mención de que en las últimas ruedas se observó una baja sustancial de estos valores.

Punto de quiebre en $15: cuando el tipo de cambio estuvo por debajo de ese nivel, en las diez ruedas posteriores se devaluó un 4,3% en promedio, mientras que cuando cotizó por encima de ese nivel siguieron revaluaciones de similar magnitud. Esa es la zona en la que parecen equilibrarse la oferta y la demanda, y hacia la cual revierte la cotización en el corto plazo.

Volatilidad incierta: a trazo grueso la volatilidad de nuestro tipo de cambio es del 19% anualizado. Para contextualizar son unos 20 puntos porcentuales menos que el Merval y el doble que muchos de los bonos post-default. Pero cambia enormemente dependiendo del nivel de partida. Por ejemplo, la volatilidad: las diez ruedas siguientes cuando el tipo de cambio operó por debajo de $13 es muy superior a la que sobrevino cuando operó por encima de $14, pero luego volvió a ser muy alta cuando operó cerca de los $16. Observamos que mientras más lejos de la zona de $14,50-$15 mayor su nivel.

Basados en estas observaciones armamos un modelo matemático y simulamos la trayectoria, día por día del tipo de cambio, en los próximos tres meses. Esto lo repetimos 10.000 veces considerando que cada día el tipo de cambio está influido por: a) una tendencia devaluatoria ‘secular‘ hacia la zona de $15,60 según surge del mercado de tasas, b) una fuerza devaluatoria/revaluatoria de corto plazo que se activa dependiendo de si está por debajo o por encima de $15, c) una volatilidad que es cambiante con la cotización, y d) un factor estocástico para perturbar nuestro sistema.

Al final del ejercicio, tres meses en el futuro, el tipo de cambio más probable es de $14,90-15,10, con un 1% de probabilidad de que esté por debajo de $14,35 o por encima de $ 16,04. A lo largo de los tres meses el mínimo registro es $13,78 y el máximo $17,80.