Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pymes exportadoras podrán financiarse al 2% anual en dólares en la Bolsa

Pymes exportadoras podrán financiarse al 2% anual en dólares en la Bolsa

Poder financiarse al 2% anual en dólares es un verdadera oportunidad para las pequeñas y medianas empresas que, a partir de ahora, ya lo pueden hacer por medio del pagaré en dólares, que se instrumenta a través del mercado de capitales.

La semana pasada se operó el primer pagaré en u$s 250.000 avalado por Intergarantias SGR al 2%, con vencimiento en tres años. Lo vendió un cliente exportador del agro de Schweber y lo compró un fondo de inversión pyme cliente de Schweber también. Todo se operó a través del Merval.

En fondos comunes de inversión pymes hay $ 12.655 millones para destinar al financiamiento de las pequeñas y medianas empresas, como por ejemplo, los pagarés. De esto, ANSeS tiene un 10% aproximadamente, mientras el resto lo aportan las compañías de seguros que cumplían con el inciso K. Al tratarse de un crédito en dólares, se dirige a pymes exportadoras, en especial del sector agropecuario, que tengan capacidad de generar flujos en dólares y devolverlos, aunque se trata de un dollar linked, donde se devuelven pesos, pero al tipo de cambio oficial del momento.

"Es muy simple de sacar al mercado, sólo se necesita que la pyme acuda a una sociedad de garantía recíproca que le de el aval, lo cual equivale al financiamiento con una obligación negociable", advierte Alexander Zawadzki, titular de Schweber Securities, director del Merval y miembro de la mesa chica de la entidad (donde además están el presidente Ernesto Allaria, el vice Luis Caputo y el secretario Luis Alvarez), en su nuevo rol de tesorero, un ‘nene’ con 27 años recién cumplidos.

A su entender, el plazo de tres años mejora mucho el financiamiento bancario, si se considera que un bono soberano está rindiendo 5%: "El instrumento le da la posibilidad a las pymes de financiarse en el mercado a través del Merval", detalla. Para ello, deben presentarle a la SGR su historial, sus balances y su negocio. Se trata de un crédito muy flexible, ya que la sociedad de garantía recíproca no es como un banco, que mira sólo los datos duros, sino que se concentra especialmente en la cadena de valor.

Por ejemplo, si la pyme es proveedora de Los Grobo, le hacen una sesión de esa factura a la SGR, que contra ese documento es que le otorga un aval. Por lo tanto, si la pyme no paga, van contra la factura.
En la última asamblea del Merval a fin de mes, donde estuvieron por primera vez juntos en el directorio Caputo y Nicolás Scioli, se aprobó una modificación técnica al reglamento de listado para pagarés y cheques de pago diferido, pero es algo técnico que no cambia la operatoria.

Lo que sí puede cambiar la operatoria, pero en el caso de las Lebacs, es que la AFIP decida gravarlo con el impuesto a las ganancias y bienes personales para las personas físicas.

"El inversor institucional y corporativo ya está gravado con impuesto a las ganancias. Sólo el minorista está exento. Las expectativas de inflación se ubican no muy debajo de lo que pagan las Lebacs. Si por algún motivo se decide gravar con ganancias las Lebacs, el minorista haría bien en no renovar esa inversión y comprarse un bono en dólares. Aún con tasas bajas es mucho mejor que el rendimientos de Lebacs menos la tasa de ganancias. Las Lebacs menos la tasa impositiva se traduce en una tasa de retorno real casi nula o negativa", advierte Rafael Di Giorno, director de Proficio.