Proyecto de ley porteño busca regular las tasas

Ingresó en la Comisión de Presupuesto, Hacienda y Finanzas de la Legislatura porteña un proyecto de ley de Sergio Abrevaya que impone al Banco Ciudad a establecer una tasa de interés activa máxima para todas las líneas de créditos nuevas cuyos destinatarios sean individuos y pymes.

La tasa de interés activa máxima será equivalente al costo de fondeo más una tasa de interés que no podrá superar un 15% anual. El costo de fondeo se calculará ponderando el total de los depósitos del Banco Ciudad por tipo de depósito y tasa pasiva y los costos de administración y comerciales.

El proyecto destaca que en la coyuntura actual, las tasas de interés del sistema financiero condenan a miles de pymes y familias a la insolvencia financiera: "El Banco Ciudad debe colaborar en disminuir el impacto de la crisis económica y social sacrificando ganancias en función de este objetivo. La medida que proponemos significa un costo financiero más razonable para familias y pymes y aumenta la probabilidad de que no siga aumentando la insolvencia financiera".

En un relevamiento reciente del BCRA, el sistema financiero argentino cobra tasas de interés anuales por refinanciación de tarjetas de crédito superiores al 100% anual y préstamos personales con tasas de hasta un 180% anual. En el caso de las pymes, las tasas por descubierto de cuenta corriente o descuento de cheques también se encuentran en valores prohibitivos que en muchos casos superan los tres dígitos.

"Es decir, las tasas de interés activas que cobra el Banco Ciudad no son muy diferentes a las del resto del sistema financiero. Sin dudas, se trata de tasas prohibitivas para pymes y familias. Según los valores de tasas pasivas informadas por el Banco Ciudad, de aprobarse este proyecto la tasa activa máxima en todas las líneas crediticias que proponemos que se cobre a familias y pymes sería de hasta un 34% TNA", advierte Abrevaya.

En los últimos tres años, el total de plazos fijos representa en promedio un 40% del total de depósitos del sector privado no financiero. El 60% de los depósito se encuentran en cajas de ahorro y cuentas corrientes con un costo financiero cercano a cero.

Suponiendo una expansión de créditos nuevos por hasta un total $ 30.000 millones a una tasa activa máxima de 34% anual proyectamos que si bien el Banco disminuiría su ganancia, esta se mantendría positiva.