Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Presidente del Banco Central Europeo dijo que no quiere que desaparezca el efectivo

En Viena, el titular de la autoridad monetaria europea aclaró la confusión que se creó luego de que en mayo informe el cese de la impresión de billetes de alta denominación

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aclaró ayer que la entidad monetaria no quiere que desaparezca el dinero en efectivo pese a haber decidido recientemente no producir más el billetes de 500 euros, algo que ha creado confusión en los mercados.
En la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno, que se celebró en Viena, Draghi afirmó: "Nuestra posición sobre los billetes de 500 euros no tiene nada que ver con la abolición del efectivo".
En ese sentido, el presidente de la autoridad monetaria de la Unión Europea explicó: " Estamos sustituyendo los billetes de 500 euros por otros de otras denominaciones".
Al mismo tiempo, el BCE publicó ayer una carta de Draghi al eurodiputado socialista Jonás Fernández en la que el presidente del BCE le dice que "desearía subrayar que la decisión relativa al billete de 500 euros no trata de limitar el efectivo".
"El BCE no tiene intención de eliminar el dinero físico, por las razones expuestas", añadió Draghi en la carta.
El 4 de mayo último el consejo de gobierno del BCE decidió "poner fin permanentemente a la producción del billete de 500 euros y no incluirlo en la serie Europa, dada la preocupación por que los billetes de esa denominación puedan facilitar la comisión de actividades ilícitas" explicó el presidente de entidad en aquel momento.
El BCE va a mantener las demás denominaciones, de 5 a 200 euros.
Draghi responde también en la carta que "el efectivo es con diferencia el medio de pago más utilizado para las transacciones minoristas en la zona del euro en cuanto al número de operaciones, aunque el valor de dichas operaciones es mucho menos significativo". "El efectivo tiene ventajas específicas, como la posibilidad de saldar deudas de forma inmediata y directa sin necesidad de evaluar la solvencia de la contraparte o disponer de una infraestructura técnica", según la carta de Draghi firmada en Frankfurt.
Por último, Draghi, aseguró que el BCE "no dudará en actuar" de nuevo en caso de que sea necesario para impulsar la inflación, cuya previsión apenas revisó mínimamente al alza.