Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por tarifas y arrastre de enero, ya creen que es imposible que la inflación baje del 25% en el año

Economistas coinciden en que rondaría el 28% en el interior pero superará el 30% en Capital. Para febrero, vaticinan un aumento del 5% en la Ciudad por el impacto que tendrá la suba del luz y un inminente anuncio sobre el gas.

Por tarifas y arrastre de enero, ya creen que es imposible que la inflación baje del 25% en el año

Economistas coincidieron hoy que la inflación de febrero será alta, en especial en la ciudad y la provincia de Buenos Aires, donde podría tocar un 5% producto de las suba de tarifas de luz, el alza de las prepagas y un inminente aumento del gas.

El pronóstico es de una inflación anual por encima del 25% para el interior del país, pero más del 30% para Capital Federal y Gran Buenos Aires, por la quita de los subsidios.

El economista Fausto Spotorno aseguró que por suba de tarifas y prepagas la inflación de febrero rondará el 5%, por lo que consideró que será casi imposible que el acumulado de este año se coloque por debajo del 25%, el escenario que el Gobierno plantea como una suerte de techo a las paritarias.

“En febrero vemos una inflación bastante alta por la suba de tarifas, calculamos un 5%. Sólo las tarifas eléctricas nos dan un 2,6 puntos, y hay que sumar las prepagas”, detalló.

El director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres, respondió con un “exacto” cuando le preguntaron si, por más que caiga el ritmo inflacionario, el arrastre de este primer cuatrimestre va a hacer imposible que el IPC suba menos del 25% en el año.

En diálogo con Radio del Plata, aclaró además que la inflación “va a ser distinta en Buenos Aires, donde habrá fuertes subas en el gas y electricidad, que en el interior, donde no se va a ver lo mismo”.


Spotorno pronosticó que la suba de precios para el año podría rondar “un 33,5% en Capital Federal y GBA y 28% en el interior”.


De todos modos, consideró que “viene muy bien” la política monetaria con la que el gobierno de Macri intenta bajar la inflación ya que el Banco Central (BCRA) “rescató más dinero del que emitió”. “El BCRA está trabajando positivamente en bajar la inflación. A la larga va a tener impacto, va a ser la medida mas importante para contener la inflación”, subrayó.

Por su parte, el economista jefe de la consultora Elypsis, Luciano Cohan, coincidió al estimar que la inflación anual "debería cerrar con aumentos del 27% ó 28%", aunque anticipa una desaceleración a partir del segundo semestre.

En diálogo con FM Milenium, Cohan remarcó que el aumento de la luz generará una fuerte inflación en febrero, ya que "le suma 5 puntos", a los que deben agregarse luego el resto de las subas de precios.

"A nosotros enero nos dio 2,8%, una inflación incómodamente alta", alertó, aunque también dijo que están "percibiendo cierta desaceleración". "Resta ver qué impacto queda del ajuste de tarifas para saber si vamos a un 20-25%, como quiere el Gobierno, o más alta", analizó.

Y precisó: "Mi pronóstico para febrero es si se excluyen las tarifas un 2%, 2,5%. El impacto de las tarifas puede ser 2 puntos a nivel nacional y casi 5% si es Buenos Aires".

Reconoció que la medición nacional será "superior al 4%", advirtió que una futura suba del gas impactará en 2 puntos" y coincidió que la provincia de Buenos Aires "será la más perjudicada por la quita de subsidios".