Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por suba de tasas y absorción de pesos, se frenó el crédito

El costo tiene un piso del 30% para empresas y 45% para consumo. El BCRA subió las tasas, eliminó los topes y está dejando caer la línea productiva. Ahora intenta bajar las tasas

El crédito creció en enero a un ritmo que es la tercera parte de lo que corría el año pasado, en parte porque retroceden los préstamos a las empresas, tras la fuerte suba de tasas de interés y la esterilización de pesos que implementaron las nuevas autoridades del Banco Central (BCRA). Los bancos estiman que la colocación seguirá relegada por varios meses, debido a los altos costos, la incertidumbre y la baja actividad.
El BCRA, después del salto de 8,5 puntos en las tasas que aplicó a las Lebac a mediados de diciembre pasado y que se trasladó a los costos de los créditos, viene bajando las tasas progresivamente desde la última semana de diciembre.
Pero la fuerte esterilización que realizó la nueva gestión para bajar 15 puntos la expansión de la base monetaria dejó menor disponibilidad para prestar y elevó el call por encima del 40%, la cual junto con la tasa de las Lebac le sigue poniendo un piso al costo del crédito.
Hoy las tasas para descontar cheques a empresas parten del 30% a 30 días. Y a los personales para consumo se aplica un mínimo de 44%, que se eleva al 50% al sumar los gastos.
Además, el nuevo BCRA está dejando caer la línea subsidiada para las pymes, por lo que ya no está disponible. La nueva obligación es que los bancos tienen que aplicar un 14% de su saldo financiero promedio a la Línea de Crédito para la Inversión Productiva, un volumen que ya habían alcanzado con la normativa anterior, que obligaba a acumular los nuevos desembolsos, a diciembre pasado.
El mes pasado, el crédito se desaceleró al crecer $ 6.007 millones promedio, un 0,8% mensual, cuando en el mismo período de 2015 había aumentado 2,4%.
Los préstamos a empresas son los que más sufrieron, ya que los descuentos de documentos cayeron $ 6.289 millones promedio, cuando el año pasado habían crecido levemente, y los adelantos en cuenta corriente se desaceleraron del 6 al 2,6%.
"No suena el teléfono. La línea productiva no tiene tanto cupo como el año pasado y el nivel alto de tasas no le cierra a nadie. Es como si las empresas estuvieran esperando ver para dónde dispara el gobierno. Y algunos ven atraso cambiario, lo que retrasa la decisión de invertir y salir a financiarse", dijo un ejecutivo de banca empresas de un banco local.
"Una tasa del 37% equivale a 8% en dólares. Por eso se reactiva la demanda de crédito en dólares", agregó. Las entidades están tratando de aumentar las colocaciones en moneda extranjera debido al crecimiento de los depósitos en dólares y a la baja de encajes del 40 al 20% que realizó el BCRA.

Paritarias y nuevas tasas

Los préstamos al consumo también perdieron fuerza en enero: los personales crecieron 0,9% el mes pasado, versus 1,4% del mismo mes del año pasado, y las tarjetas, 4,2% versus 6,2%.
"El crédito al consumo se encareció mucho por la liberación de las tasas que hizo el BCRA, que estaban con topes máximos, y porque se encareció el fondeo", dijo el directivo de una entidad dedicada al segmento consumo. "Las paritarias son clave porque la gente va a recuperar el poder adquisitivo. Igualmente los préstamos al consumo tendrán una baja por el alto costo", previó.
El gerente del área minorista de un banco local agregó que "el consumo depende mucho de las paritarias, que, a su vez, están atadas a que se puedan concretar los objetivos del programa de metas de inflación y de déficit fiscal".
Diciembre había sido un mes explosivo en materia de crédito, al colocarse $ 34.800 millones -con alzas de 2,4% en personales y 6,9% en tarjetas-, por la intención de adelantar consumo ante la devaluación esperada. Así que la desaceleración en enero es aún más notable.
"El BCRA lleva seis semanas seguidas de baja de las tasas de interés. Ya están en línea con las tasas que había antes de la suba. Ahora que se absorbió el exceso de oferta de pesos, intentará darle impulso al crédito", previó Juan Manuel Pazos, economista del estudio Broda.
"La intención es bajar las tasas de interés y bajar los encajes en dólares para que haya crédito para apuntalar el nivel de actividad. Incluso bajan las tasas más de lo que debieran, porque en el margen el tipo de cambio le empieza a ganar a las tasas en pesos", agregó.