Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por las tasas en pesos altas y la suba del dólar, toca un récord el volumen en futuros

Por las tasas en pesos altas y la suba del dólar, toca un récord el volumen en futuros

Debido a la suba del tipo de cambio de contado y el desfasaje con las tasas de interés en pesos, vuelve a aumentar diariamente el volumen de futuros de dólar y los precios de los futuros, al punto de alcanzar un récord de contratos en Rofex en negociaciones en tanto no interviene el Banco Central (BCRA). Mientras, el repricing del año pasado promueve estrategias judiciales.
En lo que va del año el dólar de contado sube cada día un escalón y con mayor velocidad los últimos dos días hasta alcanzar $ 13,89 ayer, y avivar la búsqueda de cobertura en los mercados de futuros.
En el Rofex se operaron ayer u$s 892,18 millones y los precios del contrato de marzo 2016, que concentra el 25% del volumen, subieron 1,43%, hasta un dólar esperado de
$ 14,275 o una tasa de devaluación esperada de 13,66 por ciento.
"Teniendo en cuenta la falta de intervención del BCRA, fue la rueda más importante en la historia de Rofex", dijeron fuentes de ese mercado.
"Sube el spot y en seguida se traslada a los futuros. Y las tasas implícitas son bajas, cuando una Lebac rinde 30%. Está de nuevo barato, conviene comprar futuros a estos precios", dijo un operador.
Según sus cálculos, si un inversor del exterior ingresa los dólares al país, los vende contra pesos, con ellos compra Lebacs y se cubre con futuros, en tres meses obtiene un 20% anual en dólares. "Esta situación no dura mucho, va a ir equiparándose otra vez", respecto de las tasas implícitas de los futuros y las de pesos.
En la misma línea, un informe de Delphos Investment explicó que los sintéticos ofrecen un rendimiento superior a las Lebacs, de un 29% anual. Recomendó la compra del dollar-linked Bonad 16, con vencimiento en octubre, y la venta de un futuro del mismo plazo ($ 16,70), porque ofrece un rendimiento del 33% anual en pesos (después de los costos de transacción).

Posibles juicios

Mientras la operatoria de este año vuelve a ganar volumen, continúan las secuelas del repricing realizado por Rofex para los contratos posteriores al 29 de septiembre pasado.
El Rofex ya contestó algunas de las más de cien cartas documento de empresas, fondos comunes de inversión y personas físicas, que buscaron dejar en claro que siguen operando en el mercado de futuros de dólar sin que ello implique conformidad con la corrección de precios que se hizo en los contratos.
Las respuestas de Rofex -apegadas a la declaración de emergencia en base al artículo 4 de su reglamento- no conformaron a los privados, que ahora están armando las estrategias legales para empezar alguna medida judicial, probablemente en la jurisdicción de Rosario.
"La respuesta fue vaga y evasiva. No están actuando de buena fe", dijo un abogado. "Les pedimos fundamentos técnicos para fijar el 29 de septiembre como fecha de corte de los contratos y elementos técnicos para fundamentar el precios que se fijó, y no respondieron nada", explicó.
"Después, están falseando la realidad y los hechos. Porque dice que la Comisión Nacional de Valores (CNV) avaló la emergencia de forma expresa. Y CNV no aprobó nada, sino que reanudó la operatoria de futuros. No cuestionamos la emergencia, sino el ejercicio abusivo de esa cláusula y los fundamentos técnicos de la emergencia", explicó.
Fuentes de Rofex explicaron que la corrección de los precios originales de los contratos adicionando $ 1,25 a los abiertos entre el 30 de septiembre y 27 de octubre y $ 1,75 para los abiertos desde el 28 de octubre fue realizada de "mutuo acuerdo" con el Ministerio de Economía, BCRA y CNV.