Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por la ley de Cobos, habrá dos UVI distintas para créditos hipotecarios

En abril el BCRA lanzó UVI ajustadas por CER. Cobos, que trabajaba en un proyecto similar, logró que ayer se apruebe una UVI ajustada por los costos de construcción

Por la ley de Cobos, habrá dos UVI distintas para créditos hipotecarios

Cuando el Poder Ejecutivo promulgue la Ley que impulsó el senador Julio Cobos y que ayer se aprobó en la Cámara de Diputados –ver página 7 del diario, dos versiones de la unidad de vivienda (UVI) que se utiliza para indexar créditos hipotecarios pasarán a convivir en el mercado: una ajustada por CER y la otra por el índice de costos de la construcción. Los bancos podrán elegir libremente cuál de las dos UVI utilizar y los usuarios podrán elegir a cuál de las dos apostar.


Todo nació en un malentendido político. En abril de este año Federico Sturzenegger lanzó las UVI, una "moneda indexada" o mecanismo de indexación que pretende mantener estable el valor real –es decir, eliminar el efecto de la inflación– de las cuotas de los créditos de largo plazo. Basado en las añejas y exitosas Unidades Funcionales (UF) chilenas, cada UVI tiene un valor en pesos que sube de la mano del índice CER –ajustado por inflación– y que el BCRA informa constantemente. El sentido del sistema es que las cuotas sean más bajas, facilitando el acceso. El riesgo de que los salarios no se ajusten a la par de la inflación está contemplado en una cláusula que permite refinanciar si el coeficiente de variación salarial pierde mucho terreno frente al CER.


El problema con el sistema del BCRA es que el radical Cobos, correligionario del vicepresidente de la autoridad monetaria Lucas Llach, impulsaba un proyecto similar en el Congreso, con el mismo nombre para la moneda indexada –UVI– y no se sintió lo suficientemente consultado por sus aliados. El ex vicepresidente, además, sostiene que el ajuste por CER es riesgoso para los asalariados y considera que el índice de costos de la construcción por lo que su proyecto, aprobado ayer, tiene esa diferencia con el original.


El BCRA no puede hacer nada contra una Ley del Congreso, así que sólo puede optar entre eliminar su propia UVI o hacerla convivir con su prima radical. Cuando en abril pasado lanzó su propia versión, Sturzenegger explicó que deshechaba el índice de costos de la construcción por resultar demasiado volátil. Por ejemplo, una vez por año pega un salto importante por la paritaria del ramo.


Sin embargo, quizás Sturzenegger y Llach puedan sacar algo positivo de esta competencia entre monedas indexadas. La Ley aprobada ayer elimina uno de los temores que conservaban algunos bancos que prefieren el ajuste por CER: el artículo 2189 que impedía la indexación de contratos y generaba el riesgo desatar juicios en contra de las durante el período de vida de los créditos. El texto aprobado ayer reemplaza el texto de ese artículo que obligaba a fijar el valor del capital de la hipoteca, imposibilitando la indexación. Las UVI-Sturzenegger ya están en marcha, con más de una decena de bancos utilizándolos. Las UVI-Cobos todavía tienen que dar sus primeros pasos.