Por la crisis, la mora en los créditos a empresas volvió a subir y llegó a 5%

En un marco de debilidad económica, se incrementó la irregularidad de la cartera crediticia general y corporativa. Entre septiembre de 2018 e igual mes de este año, la mora empresaria pasó de 1,3% a 5%. 

Según el último Informe de Estabilidad Financiera publicado por el Banco Central (BCRA), la mora en préstamos corporativos volvió a subir 0,3 puntos porcentuales en septiembre (último dato disponible) y llegó a 5% de las financiaciones totales a empresas.

Se trata del decimosegundo mes de aumento. El valor, además, prácticamente cuadruplica al que se había registrado en el noveno mes del año pasado, cuando la mora empresaria se mantenía estable en la zona de 1,3%.

El sector más golpeado durante el tercer trimestre del año fue la construcción, cuya mora pasó de 7% a 11,2% entre fin de marzo y fin de septiembre.

En Banco Comafi reconocieron la mayor irregularidad entre empresas constructoras aunque aclararon que tienen baja presencia (menor al 5% del total de la cartera de préstamos) en el sector. "Durante los últimos meses se han registrado mayores atrasos de empresas relacionadas con obra pública, con una tasa del 10%. Esta situación se presenta como consecuencia de una extensión en los plazos de cobranzas, que impactaron en forma negativa en aquellas empresas con alto nivel de endeudamiento financiero. En cuanto a constructoras enfocadas en obras civiles privadas, se observa una tasa de incumplimiento menor junto a una disminución de sus ingresos. Esto se condice con la caída interanual de la actividad, que acumula 12 meses de registro negativo", explicó Gabriela Tolchinsky, gerente de banca empresas de la entidad.

Comercio fue el segundo sector con mayor irregularidad crediticia. Al cierre del tercer trimestre, registró un 7,9% de mora en comparación con el 5,5% que había alcanzado a fin del primer trimestre. La industria, que es el sector que más peso tiene dentro del saldo de préstamos corporativos (se llevaba 38,6% del stock en septiembre), pasó de 4,6% a 6,4% de mora en el mismo período.

Las ramas productivas con menor irregularidad a fin del tercer trimestre fueron servicios, que bajó de 3% en marzo a 2,8% en septiembre, y actividades primarias, que pasó de 1,7% a 2% entre el primer y tercer trimestre de este año.

El deterioro de la situación crediticia de las empresas no es ajeno a la situación de la cartera general, cuya irregularidad aumentó 0,1 punto porcentual en septiembre y llegó a 4,8% de la cartera. "Este desempeño se produjo en un marco de debilidad en la actividad económica (y cierta aceleración de los registros inflacionarios de agosto y septiembre), con caída real del saldo de crédito al sector privado y aumento real del saldo en situación irregular", admitió el BCRA, que igualmente destacó la baja exposición de los bancos al riesgo crediticio privado.

Mejoró la irregularidad de las familias

A diferencia de lo ocurrido en la banca empresas, los préstamos a las familias disminuyeron su nivel de irregularidad en el noveno mes del año. La mora minorista pasó de 4,8% en agosto a 4,6% en septiembre del total de las financiaciones otorgadas. De todos modos, sigue casi 1 punto porcentual por encima de 3,7% registrado en el igual mes de 2018.

De acuerdo con los últimos datos publicados por el BCRA, la mejora estuvo impulsada por la corrección de la irregularidad en los créditos al consumo, que agrupan a las deudas con tarjetas y préstamos personales. El ratio de irregularidad de ese segmento cayó de 5,4% a 5,1% entre agosto y septiembre.

Solo el 0,46% del total de préstamos hipotecarios UVA presentan atrasos en el pago de las cuotas

En el total de préstamos con garantía real (hipotecarios y prendarios), la mora se mantuvo estable en 1%. Con respecto a la financiación para vivienda, el BCRA resaltó que "las líneas de préstamos hipotecarios conservan una morosidad menor (ratio de irregularidad de 0,46% para las otorgadas en UVA y 0,83% para el resto a septiembre de 2019)".

Asimismo, la autoridad monetaria hizo hincapié en el bajo nivel de endeudamiento minorista. "Se estima que la deuda de las familias representó aproximadamente tres ingresos mensuales de ese sector a septiembre de 2019, con una reducción en los últimos trimestres. Este valor se ubicó en línea con el promedio de los cinco años previos (2014-2018)", sostuvo el BCRA.

 

Tags relacionados

Más de Finanzas y Mercados