Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por el alza del dólar, subió el precio de los bonos atados a la devaluación

Ante la escalada que tuvo el dólar en las últimas semanas, los inversores se preguntan si vale la pena invertir en un instrumento que conoció su auge en tiempos de cepo cambiario: los bonos dollar linked. Emitidos en dólares pero negociados en pesos, su particularidad es que tanto el capital como los intereses se ajustan según el tipo de cambio oficial desde su emisión y hasta la fecha de pago. Y pagan una tasa adicional.

Dado que en 2016 no hubo colocaciones dollar linked, los bonos emitidos durante los años previos están próximos a vencer y, por lo tanto, son de corto plazo. "El mayor atractivo de los bonos dollar linked es que son la única forma de tener un rendimiento en dólares en un plazo de entre 6 meses y 2 años porque no hay bonos dolarizados en ese tramo de la curva", explicó Ezequiel Zambaglione, jefe de estrategia y research de Puente. Por su parte, Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal, afirmó: "En su momento, los bonos dollar linked fueron un refugio para quienes tenían costos atados al tipo de cambio oficial porque les servía como cobertura. Hoy, sirven para alguien que esté muy cauteloso respecto de lo que pasará el año que viene y quiera invertir en bonos muy cortos".

Sin embargo, los analistas coinciden en que hoy las operaciones de cobertura se hacen con otros instrumentos: "Los inversores institucionales están más inclinados a cubrirse comprando futuros de dólar en el Rofex. Hay más interés allí que en los bonos dollar linked, ya que estos no tienen mucha liquidez", dijo Leonardo Chialva, director de Delphos.

Aunque subsisten algunas series corporativas, la mayoría de los bonos dollar linked han sido emitidos por el Estado y sus rendimientos varían según provengan del soberano o de las jurisdicciones provinciales. Los inversores que se inclinan por los instrumentos emitidos por el país, pueden obtener una tasa de entre 2% y 3%, calculada en dólares", según comentó Zambaglione. Los bonos provinciales, por su parte, tienen rendimientos más atractivos: "La Ciudad de Buenos Aires ofrecía entre 3 y 4 puntos además de la devaluación para su bono a 2018; a 2020, pagaba una tasa adicional de entre 4,5 y 5%. En el caso de provincias como Chubut y Mendoza, ofrecían un rendimiento de entre 6 y 7 puntos por encima de la devaluación", señaló Chialva.

En los últimos días, los bonos dollar linked acompañaron –y hasta superaron– con sus cotizaciones a la depreciación del peso, que bajó 3,44% frente al dólar desde la elección presidencial en Estados Unidos. Los precios de los bonos soberanos (AF17, AJ17, AS17 y AM18), cuyo dólar implícito va desde $15,50 hasta $15,91, subieron entre 4,51% y 6,41% desde el 8 de este mes. Las emisiones subsoberanas, en tanto, también registraron ascensos: los bonos de la Ciudad de Buenos Aires, aumentaron alrededor del 7%, mientras que los de otras provincias subieron entre 2% y 6%.

Más allá del movimiento en los precios, los especialistas destacan que los bonos dollar linked tienen poco volumen de negociación y que son operados mayoritariamente por inversores institucionales. "Los bonos dollar linked se operan en forma puntual y se negocian poco. No han tenido mucho volumen de operaciones pero sí han subido por el tipo de cambio", indicó Lucas Gardiner. "El mercado de los bonos dollar linked desapareció durante este año porque son instrumentos destinados al inversor local y, con un dólar relativamente estable y tasa alta en pesos, los rindes eran más bajos que la tasa de la Lebac", explicó Chialva.