Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por Trump, se dispararon tasas de bonos y analistas ven una oportunidad

El derrumbe que sufrieron los bonos argentinos en estos días por el "efecto Trump" puede volver atractivos sus precios. Al riesgo argentino se le suma ahora el global

Por Trump, se dispararon tasas de bonos y analistas ven una oportunidad

Los bonos en dólares argentinos han mostrado bajas superiores al 7% de la mano de la fuerte suba que han mostrado las tasas a 10 años del tesoro americano. El efecto Trump ha generado un cambio de expectativas y un replanteo de lo que puede llegar a venir desde el punto de vista económico, comercial y financiero en los próximos meses y años y por ello es que el mercado ha mostrado un incremento de la volatilidad. La clave está en saber que puede llegar a ocurrir para los bonos locales y el impacto de la suba de tasas para la economía argentina.

Fernando Marull, Economista, sostiene que luego de la victoria de Trump tomó mayor protagonismo el proceso de suba de tasas y por ello cayeron fuerte los bonos a nivel global y subieron la tasa del mundo del fixed income. La tasa que más atención suele generar a nivel global es la del tesoro americano a 10 años y para Marull hay diferentes lecturas de porque Trump acelero la suba de tasas: “En primer lugar creo que Trump va a tener un sesgo con una político fiscal más expansiva que Obama que había bajado el gasto público y hay más déficit fiscal y deuda hacia adelante y por lo tanto habrá más riesgo de crédito. Ese mayor riesgo lo empezó a recoger la 10Y sumado a una mayor protección ante suba inflacionaria a futuro. Los bonos ya recogieron este último riesgo inflacionario en el último rally. De cara al futuro se ve que el mercado puede empezar a frenar la suba y si bien 2.25% es un valor razonable, ya por encima de 2.50% es demasiado. En este contexto de tasas bajas, las bajas actuales de los bonos a nivel mundial pueden ser evidenciados como una oportunidad. A Trump no le conviene una tasa a niveles de 3%. En concreto creo que la 10Y  puede subir hasta 2.5% pero hasta ahí la veo.”

Yendo al ámbito local, Marull considera que para los bonos largos, y por ejemplo con el A46 rindiendo 7.65% y estando bajo la par y suponiendo que la 10Y no le queda mucho mas rally por subir en los próximos meses y que la suba fuerte ya la tuvimos, los precios de los bonos argentinos deberían estabilizarse por encima del 7% de TIR. Si la lectura que la baja de bonos y de acciones argentina fue por la suba de la 10Y entonces podemos decir que los bonos argentinos están cerca de un piso y que actualmente es un buen momento para volver a ver oportunidades de compra en DICA, PARY y Bonar 2046. En estos niveles de bonos es un buen precio para posiciones de mediano plazo. El economista considera que la caída actual no es por riesgo argentino sino pura y exclusivamente por riesgo internacional La baja de argentina es muy similar a la de Brasil y si bien la tasa de 10Y hace más exigente el plan fiscal del gobierno pero no veo a este nuevo contexto como un riesgo que puede llegar a poner en jaque el programa financiero de 2017.

Para Federico Furiase y Martín Vauthier, Economistas de Estudio Bein & Asoc. y profesores de la Maestría en Finanzas de UTDT “el triunfo de Trump gatilló un aumento de las tasas de interés de largo plazo de los bonos del Tesoro norteamericano frente a la expectativa de mayor inflación“. La suba de la 10Y derivó en una salida de capitales desde activos emergentes, generando una presión al alza en el tipo de cambio y en el costo financiero de estos países, con un mercado que venía muy apalancado en posiciones de carry trade de bonos y monedas emergentes, y que ahora intenta tomar cobertura. Por ahora, estamos en un proceso de volatilidad y habrá que esperar el punto en el que se estacione la tasa de interés de largo plazo de los bonos del Tesoro de EE.UU. y la dinámica de la volatilidad financiera para rearmar posiciones de carry trade más atractivas en bonos y monedas emergentes.  Los precios de los bonos en dólares más largos de la deuda local, más sensibles al movimiento de las tasas de interés del mercado (efecto duration), han sido sometidos al efecto amplificado de la suba de la tasa libre de riesgo global y del riesgo país, frente al escenario de volatilidad global asociado a la incertidumbre en torno al nuevo equilibrio de tasas en EE.UU. (la TIR del Bonar 2046 pasó de 6,7% el 1 de septiembre a la zona de 7,9%). En este contexto, la parte larga de la curva de bonos soberanos en dólares vuelve a estar en zona de atracción respecto a los rendimientos de los últimos meses, pero habrá que esperar el punto en el que se estacione el viaje ascendente de la tasa de interés a 10 años de los bonos del Tesoro norteamericano y la dinámica de la volatilidad financiera en los mercados globales, para determinar si estamos en una corrección transitoria o en un proceso de ajuste que llevará más tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que los precios de las acciones en EE.UU. siguieron de largo a pesar de la escalda de la tasa.

Los economistas consideran que desde el punto de vista operativo, para los más agresivos, puede resultar atractivo empezar lentamente a comprar bonos en dólares en la parte media/larga de la curva donde las tasas hicieron su ajuste al alza frente al nuevo equilibro global (el DICA rinde en torno a 7,9% frente al 6,5% el 1 de septiembre y tiene duración cercana a 7,4), pero dejando una buena parte del portafolio alocada en bonos en dólares de corto plazo con alta liquidez y buen carry para transitar el escenario de volatilidad global y riesgos asimétricos con presión en las tasas y en el precio del dólar. Esto último permite tener margen para recomprar bonos en dólares de mayor duración aún (el Bonar 2046 rinde 7,9% frente al 6,7% el 1 de septiembre y tiene una duración cercana a 11,5) apostando a una ganancia de capital si se diera el “guiño” de la Fed en la reunión de diciembre poniendo “anestesia” al recorrido de las tasas de interés de largo plazo y a la volatilidad global, manteniéndose “a cubierto” de un potencial sostenimiento en esta última en las próximas semanas.

Leonardo Chialva, Socio de Delphos Investment considera que ha habido un cambio estructural muy fuerte en los últimos días y que para ello hay que analizar la historia: “Los gobiernos Republicanos tienden a mostrar un incremento del gasto público, un escenario de suba de tasas, de mayor inflación y de un contexto de crecimiento económico de mediano plazo”. “Creo que hay cosas buenas que resaltar en este nuevo escenario: Si EEUU corta los 8 años de ajuste fiscal para buscar generar políticas fiscales expansivas, entonces debería haber un mayor crecimiento en dicha economía y si EEUU crece entonces el mundo también debería crecer más, incluida Argentina”.

Para el director de Delphos Investment no habrá un escenario de mayor proteccionismo mundial sino que EEUU intentará llevar a cabo un comercio internacional más inteligente en el cual negociara acuerdos y buscara mejorar su balanza comercial. Los más complicaos son los que compiten con EEUU (Alemania y Japón). De paso, no es casual la fuerte devaluación que ha tenido el euro y el yen en las últimas horas. La parte negativa de este nuevo escenario es que transitaremos un contexto de dólar más fuerte y de suba de tasas de interés. Para compensar el mayor costo de financiamiento deberemos ver un mayor crecimiento en todas las economías. Llevado a ámbito local, esto es una llamada de atención para el gobierno de Macri ya que deberá buscar alcanzar un equilibrio fiscal más rápido de lo espeado, caso contrario se le va a disparar el riesgo país nuevamente.  Desde el punto de vista del posicionamiento en el mercado financiero, Chialva considera que los inversores deberán cuidar las durations ya que si se expone a plazos largos puede llegar a poner en riesgo su capital. Hoy en día el mercado esta para aprovechar los movimientos de corto plazo aunque si se mira en el largo plazo, la duración es la clave a vigilar para los inversores.