Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Por Trump, saltó el rendimiento de los bonos de EE.UU. a 10 años

Es referencia para lo que pagan otros países -como la Argentina-: si sube, automáticamente se corren los intereses de otras emisiones. Hoy rinden casi 2,14% anual, un 15,19% más que el día de las elecciones.

por  JAVIER RODRÍGUEZ PETERSEN

@jorpetersen
0
Por Trump, saltó el rendimiento de los bonos de EE.UU. a 10 años

Uno de los datos que los inversores y analistas están mirando con atención es el salto que pegó en apenas dos días el rendimiento de los bonos del tesoro norteamericano a 10 años, una referencia internacional para los mercados y, en particular, para lo que tienen que pagar por sus emisiones de deuda los demás países.

Como cualquier inversión, el precio de los bonos sube o baja de acuerdo a la oferta y la demanda. Y, tras el triunfo de Donald Trump, hubo una ola vendedora que hizo bajar el precio de los bonos, lo que implica un aumento de su rendimiento.

Así, los bonos a 10 años pagaban un 1,856% anual al cierre de los mercados el martes 8 –mientras los estadounidenses votaban y los pronósticos auguraban un triunfo de Huillary Clinton-. Ayer el rendimiento saltó un 10,88% hasta el 2,058% anual y hoy subió otro 3,887% para alcanzar una tasa implícita del 2,138% anual.

De punta a punta, eso implica que el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años subió un 15,19% en apenas dos días (y el salto es mayor si se tomara el “piso” que alcanzó el rendimiento de los bonos en las operaciones “after market” del 8 de noviembre, previas a que Trump diera la sorpresa).

La ola vendedora es atribuida por los analistas al relajamiento fiscal –bajas impositivas, aumento del gasto, mayor emisión- y las medidas proteccionistas que le pronostican a la administración de Trump.

La baja en el precio de los bonos del Tesoro (y su consecuente suba en el rendimiento) impacta directamente en lo que deben pagar otros países (como la Argentina) por sus emisiones de deuda: en líneas generales, son x puntos más que la tasa norteamericana. Y eso sin tener en cuenta que si crece la incertidumbre y se confirma una mayor aversión a los emergentes, también se amplía la brecha de rendimientos.

De allí que algunos analistas hayan pedido al Gobierno argentino prudencia a la hora de decidir si realiza o no nuevas emisiones de deuda.