Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Pese al rechazo de Barclays, la marca Lehman Brothers vuelve ahora como un whisky

Barclays, que compró en 2008 el negocio central de Lehman, había intentado bloquear el uso de la marca en la oficina de patentes norteamericana

Lehman Brothers resucita. Murió en Wall Street, donde protagonizó la mayor quiebra de EEUU y el proceso de bancarrota más complejo nunca conocido. Y revivirá desde ahora en un lugar que pocos adivinarían: la barra del bar.
La curiosa transformación ha llegado de la mano de James Green, un empresario londinense de 34 años que ha creado Lehman Brothers Scotch, una whisky con el logotipo de la entidad, según revela The Wall Street Journal. Para sus críticos, se equivoca, pues el nombre de Lehman evocará a muchos a desastre, a disgusto, al sabor de la quiebra, en definitiva. Critican que pocos querrán verse asociados con una bancarrota que arruinó a millones de personas.
Donde seguramente no se deguste el nuevo whisky es en Barclays, que compró en 2008 el negocio central de Lehman. El banco ha intentado bloquear el uso de la marca en la oficina de patentes norteamericana. En 2013 le dieron la razón, bajo el argumento de que, pese a que la empresa de licores no tiene nada que ver con el mundo financiero, un nombre tan famoso se asociaría inevitablemente en la mente del consumidor. Sin embargo, en 2014, Green apeló, asegurando que nadie podría pensar que un banco elabore un whisky. Y la oficina de patentes aprobó la solicitud para dar una nueva (y distinta) vida a Lehman Brothers.