Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pese al derrumbe económico, esperan que Brasil vuelva a dejar las tasas sin cambios

Pese al derrumbe económico, esperan que Brasil vuelva a dejar las tasas sin cambios

Mientras el proceso de impeachment empieza a tomar fuerza en el senado brasileño y el vicepresidente Michel Temer piensa en gobernar, el Banco Central de Brasil (BCB) decidirá mañana el rumbo de la política monetaria, al menos por los próximos 45 días.

Bancos de inversión esperan que la entidad monetaria mantenga sin cambios la alta tasa de interés Selic, en 14.25%, al menos hasta mediados de año, pese a que las variables económicas que mira el BCB se han comportado desde marzo en sintonía con sus objetivos –en especial la inflación–, aunque la actividad económica sigue cayendo: el FMI espera una contracción de 3,8% este año.

En marzo, el incremento de precios se desaceleró por primera vez en 16 meses hasta 9,35% desde 10,71% en enero. A su vez, las expectativas de inflación para este año cayeron durante varias semanas consecutivas, desde 7,62% en febrero hasta 6,98%, consignó el banco Nomura.

Teniendo en cuenta que el real se mantuvo apreciado en respuesta a la evolución de los acontecimientos políticos y que la actividad permanece en caída, mientras que la recuperación de la demanda interna no será rápida, de acuerdo a Nomura, el BCB podría bajar las tasas durante el segundo semestre.

Además, el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB probablemente tenga en cuenta que las condiciones financieras globales ya no son tan adversas desde su última reunión en marzo. "Este argumento y el aumento de la incertidumbre política puede impedir que el Copom adopte una postura más pesimista en esta reunión", concordó Goldman Sachs, en un informe.

Desde el banco brasileño Mizuho consideran que todavía hay signos preocupantes de que la inflación se mantenga resistente, lo que hace a la tarea de llevar la inflación de nuevo al rango oficial de 2,5-6,5% este año podría ser difícil de lograr.

"Creemos que el Banco Central será capaz de responder a una actividad muy débil mediante la reducción de las tasas sólo más tarde en el año, si hay una consolidación fiscal decisiva y las perspectivas de inflación siguen mejorando", dijo Luciano Rostagno, jefe de estrategia de Banco Mizuho.

Según el Bank of America, si bien el riesgo de recorte de tasas disminuyeron este año, no deben ser ignorados. Pese a que la inflación se desaceleró, el BCB espera un escenario de referencia de 6,6% en 2016, por encima del techo oficial de 6,5%, lo que sugiere que no habrá recortes por ahora.