Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Pese a los datos mixtos de inflación, el BCRA bajó la tasa otros 75 puntos

Aun con el mal número de inflación de diciembre y con datos de alta frecuencia para enero que muestran “signos mixtos”, la autoridad monetaria se animó a hacer un segundo recorte consecutivo en su tasa de referencia, que quedó en 27,25%.

Pese a los datos mixtos de inflación, el BCRA bajó la tasa otros 75 puntos

El Banco Central (BCRA) no dio sorpresas en su decisión de tasa de referencia de ayer e hizo el segundo recorte consecutivo de 75 puntos básicos. Así, el centro del corredor de pases quedó así en 27,25%. La autoridad monetaria hizo referencia a los “signos mixtos” de inflación de enero pero, de todos modos, consideró que el sesgo contractivo de la política monetaria todavía era “algo elevado”, en el contexto de nuevas metas y con “una proyección de precios regulados más moderada”.

El mercado descontaba la baja de tasas luego de la conferencia de prensa que el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, brindó el lunes. Allí, el funcionario señaló que la tasa de política monetaria era muy alta, con una inflación núcleo que venía cayendo y dijo que todavía había espacio para reducirla, con la mira puesta en la nueva meta de inflación de 15% para 2018.

Ayer, en su comunicado de política monetaria, el BCRA repitió esa idea. “La continuación del ritmo de desinflación de cara a 2018 se ve beneficiada por condiciones iniciales más favorables que las de 2017. El sesgo contractivo de la política monetaria es mayor con una tasa de interés real muy superior a la de inicios de 2017. Se espera un incremento de precios regulados de 21,8%, mientras que en 2017 estos precios aumentaron 38,7%. Asimismo, la distancia entre la inflación, tanto núcleo como nivel general, de fin de 2017 y la nueva meta de inflación es mucho menor que a fines de 2016”, sostuvo.

Pese a las mejores condiciones de partida, los últimos datos de inflación conocidos no mostraron mejoras. El propio comunicado dio cuenta de la variación de 3,1% del IPC del Indec que, según el organismo, “reflejó el fuerte aumento de precios regulados (en especial, gas y electricidad)”. La autoridad monetaria también indicó que en las últimas dos semanas, se conocieron los datos de inflación de diciembre correspondientes al Índice de Precios Básicos del Productor (IPP) y al Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM), que registraron aumentos de 1,8% y 1,6% en diciembre (ambos superiores a los datos del mes previo).

A los números publicados, el BCRA sumó los “signos mixtos” de los indicadores de alta frecuencia de inflación para enero. No obstante, teniendo en cuenta la nueva meta y la proyección de un menor ajuste de regulados, decidió bajar la tasa a 27,25%. Con respecto al recorte, en una mesa bancaria interpretaron que responde a la presión del ala política del Gobierno y apuntaron: “Aunque después de la conferencia había consenso sobre el recorte, yo tenía mis dudas porque los datos de alta frecuencia venían bastante mal. De hecho, en el comunicado hablaron de señales mixtas, que es lo que dicen cuando vienen mal”. Y añadieron: “Ahora es el momento de ceder a las presiones políticas y bajar un poco la tasa, quizá, una vez por mes. Si más adelante la inflación empieza a dar mal, van a tener la excusa para volver a subirla”.

Por ahora, en el mercado creen que los recortes seguirán, aunque serán leves y graduales. Santiago Gonzalez Pini, CFO de Grupo ST, comentó: “Creo que va a seguir bajando la tasa, aunque no sé si lo hará en la próxima reunión o si se tomará un descanso. Me parece sano porque hay que salir de la situación actual con crecimiento y esto ayuda. Además, la baja gradual alivió un poco el atraso cambiario”. En coincidencia con el argumento de Sturzenegger, el ejecutivo agregó: “La tasa es demasiado alta. Con una inflación proyectada de 21%, sería más razonable tener tasas reales de 4 o 5 puntos”.

En Banco Galicia, también descartaban el recorte de ayer. “La autoridad monetaria deberá esperar a contar con más datos que confirmen el sendero de desinflación (particularmente en el componente núcleo) y observar la estabilidad de la expectativas de inflación para poder avanzar de manera más decidida con su ciclo de reducción de tasas”, afirmó Diego Chameides, Estratega de Mercado de la entidad.