Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Pese a las tarifas congeladas, Edenor multiplicó su valor en más de ocho veces desde 2011

En los últimos 3 años, subió 400%. Y duplicó su precio sólo en el último año. En la City creen que las empresas del sector aún son baratas en relación a sus pares regionales

Pese a las tarifas congeladas, Edenor multiplicó su valor en más de ocho veces desde 2011

En las últimas semanas las acciones de empresas energéticas se dispararon luego de que el Gobierno anunció una restructuración en el precio que pagan los usuarios por la energía de comercios y hogares. Sin embargo, en los últimos años la empresa Edenor registró alzas extraordinarias, alentadas por la expectativa de un sinceramiento tarifario, y desde la segunda presidencia de Cristina Kirchner en 2011 ganó 766% en la bolsa porteña.

La acción de Edenor actualmente cotiza por arriba de los $ 12 y en el último año registró un ascenso del 107%.

Dentro de esta suba se ubican los saltos registrados en las últimas dos semanas en donde pasó a ganar 21,6%. Esto último sucedió luego de que el Gobierno oficializó los aumentos.


El buen humor y las expectativas positivas de los inversores se mantiene en las últimas ruedas y ayer, por ejemplo, la calificadora de riesgo Moody’s subió las notas de deuda de Edenor. La calificación pasó a Caa2/Ba2.ar desde Caa3/Caa3.ar con "perspectiva positiva", precisó la agencia.


Edenor aún no podrá distribuir dividendos, pero pese a esta noticia en el mercado creen que la tendencia de la acción seguirá siendo al alza. "Lo sucedido en los últimos 10 días con la evolución de la acción, es lo que veremos en el corto plazo", sostuvo el analista Gustavo Ber.

De todos modos se estima que a medida que se normalice la situación patrimonial de la empresa la acción tenga mayor correlación con el clima mundial.

Nery Persichini, economista de Inversor Global, apunta por su parte que "suponiendo que los papeles argentinos converjan hacia las valuaciones regionales (Precio/Ganancias) y que la rentabilidad se mantiene constante, vislumbramos un upside interesante. En concreto, las acciones locales podrían aumentar un 69% en promedio hasta alcanzar la media de la región, siempre en términos de Precio/Ganancias. O, lo que es lo mismo, las energéticas locales tienen un ‘descuento’ de casi 41%".

La empresa es la mayor distribuidora de electricidad de la Argentina en términos de números de clientes y de electricidad vendida, según dice Edenor. La eléctrica tiene una concesión para distribuir electricidad en forma exclusiva en el noroeste del Gran Buenos Aires y en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires, lo que comprende una superficie de 4.637 kilómetros cuadrados y una población de aproximadamente siete millones de habitantes.

Pese a que la empresa, junto a su par Edesur, en los últimos años tuvieron sus ingresos regulados por la fuerte intervención del Estado, las acciones ascendieron de manera llamativa. Desde la empresa explican que "la Sociedad ha registrado en los ejercicios 2014, 2012 y 2011 resultados operativos y netos negativos, por lo que su nivel de liquidez y su capital de trabajo se han visto severamente afectados, incluso en el ejercicio 2013.

Esta situación se deriva fundamentalmente del constante aumento de sus costos de operación necesarios para mantener el nivel de servicio y a la demora en la obtención de incrementos tarifarios".

Sin embargo, según explican en la city, en los últimos años cambiaron las expectativas para la empresa y se acentuaron en 2013, luego de que el kirchnerismo perdió las elecciones legislativas.

Algunos marcaron ese momento político como "el comienzo del fin" del mandato de Cristina y que culminó, en las últimas elecciones, con la derrota del candidato kirchnerista Daniel Scioli.


"La empresa registró un ascenso en sus acciones basado fundamentalmente en su potencial y no por el resultado de sus balances", explicó Ber.


En los últimos cinco años la empresa ganó 766% pero de ese porcentaje, el 400% se corresponde a los últimos tres años. "El papel empezó a reaccionar desde 2013 cuando el oficialismo pierde las elecciones y se generan nuevas expectativas", comentó un experimentada jefa de research de la city porteña.

El aspecto político provocó un cimbronazo positivo en esta acción y debido a las expectativas de una restructuración se acrecentaron. Esta tendencia aumentó a medida que se acercaron los comicios de 2015 y los porcentajes así lo demuestran.

Más allá de las noticias de índole local, la acción se movió al ritmo de un mercado internacional más fluctuante y atento a distintos acontecimientos mundiales. Los últimos años se caracterizaron por la fuerte volatilidad alentados por las expectativas del mercado sobre la suba de las tasas de interés de referencia de la Reserva Federal y el derrumbe del precio del petróleo y las preocupaciones sobre la economía europea y china, después.

Ahora en el mercado estiman que la acción tiene margen para seguir avanzando debido a que el nuevo esquema que plantea el actual gobierno pretende revisar los costos de energía cada seis meses.