Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pese a la crisis de Brasil, bonos argentinos mantienen compresión de rendimientos

Pese a la crisis de Brasil, bonos argentinos mantienen compresión de rendimientos

La crisis política desatada en Brasil a partir de las escuchas telefónicas que involucran al presidente, Michel Temer, en la investigación nacional por hechos de corrupción generaron un impacto negativo en el mercado financiero y una disparada de la volatilidad en las acciones brasileñas y en el tipo de cambio.

El dólar en San Pablo pegó un salto de 9% pasando de 3,09 reales a 3,37 reales a partir de la noticia, a la vez que el índice Ibovespa acumuló una caída de 11% en términos de reales y el índice de acciones brasileñas en términos de dólares sufrió un sell-off (caída por ventas masivas) de 19% potenciado por la suba del dólar y de la baja de las acciones en términos de reales.

La íntima relación entre Brasil y Argentina hizo que el mercado local importara parte de la volatilidad proveniente del país vecino, por lo que el Merval sufrió una baja algo menor: de 3,7%. El mayor impacto a nivel local provino por el lado del tipo de cambio que mostró un importante avance sobrepasando los $ 16 y subiendo más de 45 centavos en las últimas ruedas.

El mercado ha encontrado cierta calma de corto plazo ya que el dólar en Brasil detuvo su rally y regresó a niveles de 3,27 reales por unidad y las acciones en Brasil lograron recuperar terreno perdido, rebotando un 8% desde los mínimos registrados tras el fuerte sell-off inicial. Dicha calma le permitió al Merval retomar la tendencia alcista dentro de la cual venía operando en las últimas semanas y finalizo el viernes en máximos históricos.

Un comportamiento similar tuvieron los bonos argentinos que si bien sufrieron el impacto de la noticia, supieron recuperarse rápidamente para colocarse en los niveles previos a la baja e incluso levemente por encima a los niveles registrados previos al estallido de la crisis política.

El Bonar 2046 logró reponerse rápidamente al estallido de la crisis política y si bien generaron un sell-off inicial, el bono consiguió recuperarse y finalizar la semana al alza con un resultado positivo de 2,5%, permitiendo una compresión de spreads de 20 puntos básicos. El Bonar 2036 mostró un saldo positivo semanal de 1% y una compresión de spreads de 11 puntos básicos, algo similar a lo que registró el Bonar 2026 que comprimió 15 puntos básicos desde el estallido de la crisis política.

Los bonos brasileños no mostraron la misma suerte ya que en su mayoría no pudieron recuperarse al sell-off generado a partir del estallido de la crisis. El bono de Brasil a 2016 cayó un 4% por la noticia y si bien se recuperó, actualmente se mantiene en terreno negativo con un saldo negativo de 2,25% y una suba de las tasas de 29 puntos básicos.

Los bonos mas largos de Brasil, como el 2037, muestran una suerte similar con una perdida en el precio del bono de 2,4% y una ampliación de los spreads de 20 puntos básicos y el Bonar 2045 registra un saldo negativo de 3,90% y una ampliación de los spreads de 27 puntos básicos.

En concreto, a nivel local el impacto se ha sentido principalmente por el lado del tipo de cambio que se devaluó un 3% aproximadamente desde el estallido de la crisis mientras que tanto los bonos en dólares como las acciones han absorbido rápidamente la mala noticia, desechándola y en seguida retomando la tendencia alcista, recuperando parte de lo perdido e incluso generando nuevos máximos como el caso de las acciones locales.

La fuerte suba del tipo de cambio en las últimas ruedas ha generado un importante sell-off en los bonos a tasa fija como el los Bonar 2021, Bonar 2023 y Bonar 2026, con bajas superiores al 5%.

Por parte de las acciones brasileñas, han postergado el ajuste y se han recuperado marginalmente, aunque el saldo continuó siendo negativo.

En pocas palabras, los bonos argentinos aprovecharon la mala noticia como oportunidad de compra y para continuar comprimiendo spreads mientras que los bonos brasileños no encontraron la misma suerte. El impacto a nivel local ha sido mayormente por el lado del tipo de cambio y los bonos a tasa fija.