Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Para financiar el Tesoro, en 2015 se emitió el equivalente a la mitad de lo recaudado por Ganancias

Para financiar el Tesoro, en 2015 se emitió el equivalente a la mitad de lo recaudado por Ganancias

El gobierno de Mauricio Macri deberá enfrentar este año una herencia que no será fácil de revertir. La emisión para el Fisco durante el año pasado representó cerca de la mitad de lo recaudado por el impuesto a las Ganancias.

De acuerdo a un estudio del IARAF, mientras que en 2015 la base monetaria se expandió $161.325 millones, la emisión para el Fisco ascendió a $177.926 millones. Esta suma representa casi el doble de lo que recaudó el gobierno nacional por el impuesto al cheque y más de dos veces de lo que ingresó a las arcas del Estado por derechos de exportación.

Del total, un 45% correspondió a los adelantos transitorios, es decir, préstamos de corto plazo en pesos que le otorga el Banco Central (BCRA) al Tesoro, su máximo nivel desde 2003. Así, en el transcurso de cuatro años el financiamiento por esta vía se cuadriplicó hasta los $80.400 millones.

A su vez, de la emisión total al Fisco, un 44% corresponde a las Transferencias de utilidades y aportes al Tesoro por $78.484 millones, mientras que el resto se dividió en partes iguales entre cuentas del Gobierno en pesos ($9446 millones) y dólares ($9596 millones).

La variación interanual de los adelantos transitorios se disparó en 2011 –desde $ 9600 millones hasta $ 20.950 millones– y luego se intensificó a partir del año siguiente –hasta $ 60.600 millones– cuando se reformó la carta orgánica del BCRA, que amplió el límite máximo de préstamos que le puede otorgar la entidad monetaria al gobierno nacional.

Pero a la hora de analizar el impacto monetario de la asistencia financiera al sector público, los adelantos transitorios se presentan como uno de los componentes que representan el efecto monetario total del sector público.

En efecto, el IARAF elaboró un indicador global, cuya evolución en los últimos 13 años se divide en tres etapas. En primer lugar, el periodo 2003–2008, en el que el sector público actuó como factor de absorción de base monetaria. Es decir que contribuyó a esterilizar la expansión monetaria que se hacía al comprar los dólares que ingresaban por el superávit comercial.

En 2009 el sector público se convirtió en un factor de creación monetaria y a partir del año siguiente el Tesoro comenzó a tener un papel protagónico en la emisión, explicando en promedio más de la mitad de la creación de pesos. Entre 2009–2012, el Fisco generó al BCRA necesidades adicionales de emisión. El año de mayor expansión fue 2012, cuando la base monetaria creció $84.430 millones, un 129% más de lo que se hubiera expandido de no mediar los $47.495 millones de asistencia al Tesoro.

En 2013 esta dinámica se agudizó sustancialmente: la base monetaria se expandió $69.845 millones, mientras que el Estado demandó unos $94.082 millones, lo que prendió las luces amarillas en el balance del BCRA que se tornó rojo durante los últimos dos años.