Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
SBS FONDOS
DÓLAR
/
MERVAL

Para el mercado, la decisión del BCRA sobre tasas "es una pausa"

Para el mercado, la decisión del BCRA sobre tasas

El Comité de Política Monetaria del Banco Central (BCRA) decidió ayer mantener la tasa de referencia en 27,25%, nivel en el que la fijó a fines de enero después de recortar 1,5pp desde que arrancó el año.

La entidad remarcó que en enero, la inflación de la Ciudad de Buenos Aires alcanzó 1,6%. Para el nivel general y 1,7% para el componente núcleo. Asimismo, la autoridad monetaria resaltó que la inflación esperada para 2018 aumentó 2% tanto para el nivel general (19,4% a/a) como el núcleo (16,9% a/a). La entidad recordó que en la primera reunión del año se había anticipado un sendero de política monetaria menos contractivo producto del cambio en las metas de inflación, lo que llevó a una baja de tasas de 150pbs. Sin embargo, en ese momento también habían aclarado que este camino sólo podría sostenerse en el tiempo si la desinflación acompañaba la trayectoria buscada.

En línea con lo anterior y atento a indicadores de alta frecuencia que “muestran signos mixtos acerca de la evolución de los precios en las primeras semanas del año”, el BCRA decidió actuar con cautela y mantener su tasa de referencia en 27,25%.

Un informe de PUENTE Hermanos, firmado por su jefe de Estrategia, Juan Manuel Pazos,  señala que “el BCRA permanece en espera, como se esperaba” y resalta que las autoridades tomaron la decisión de detener el ciclo de baja de tasas iniciado después de que los objetivos de inflación se re expresaran sobre dos factores como son las expectativas de inflación no ancladas y señales mixtas de los datos de inflación de alta frecuencia.

Respecto al primer punto, el comunicado de prensa enfatizó que las expectativas de inflación para 2018 se habían ampliado del 17,4% antes del anuncio de los nuevos objetivos de inflación al 19,4%, mientras que las expectativas para 2019 habían aumentado del 11,6% al 13,5%.

En relación con el segundo punto, Pazos sostuvo que “las autoridades repitieron que la velocidad de la relajación dependerá del progreso en el proceso desinflacionario. En este contexto, declararon que los datos de alta frecuencia que monitorean mostraron señales mixtas en las primeras semanas de 2018, empujando a las autoridades hacia un sesgo más prudente”

El hombre de PUENTE consideró que “la probabilidad de un recorte en la segunda reunión del mes dependerá del dato de inflación de enero. Un dato en línea con el consenso del mercado en torno al 2% mensual y sin signos claros de desaceleración en los precios subyacentes en relación con diciembre probablemente mantendrá a las autoridades en espera".

Por otro lado, planteó que "un dato más cercano a 1.6% mensual para la inflación general, similar a la inflación de CABA y 1.7% en los precios núcleo probablemente justificará un corte de 75pb en la segunda reunión de febrero, consistente con lo que se descuenta en la curva de Lebac en el mercado secundario”.

Finalmente, afirmó que “era previsible que el Central no tocara la tasa de referencia por la volatilidad en el tipo de cambio: el dólar aumentó 3,5% en las últimas dos semanas".

"La  devaluación global del dólar contribuyó a las menores presiones cambiarias del día de ayer en un contexto en que la decisión de tasa estaba descontada. Prueba de esto es la caída del 0,8% con que cerró el Dollar Index y el rebote registrado ayer por el resto de las monedas de la región”, analizó.

Por su parte, los analistas del Grupo SBS consideran en su informe que la decisión del BCRA representa “Una pausa bien recibida”. sin embargo, desde el Grupo SBS reesaltan que más allá de que las autoridades del BCRA habían expresado recientemente su voluntad de ir relajando la política para acompañar el cambio en las metas de inflación, varios factores aconsejaban cautela en la antesala de esta decisión de tasas:

“Las expectativas de inflación para 2018 aumentaron 2pp a 19,4% en enero. Por otro lado, la elevada inflación esperada para enero (1,9% m/m) y fuertes aumentos de precios regulados en febrero que sin dudas tendrán impactos de segunda vuelta, era un factor a considerar. A su vez, los indicadores de alta frecuencia que muestran una inflación cercana al 2% m/m. y finalmente las recientes turbulencias globales golpearon más a los activos argentinos que a otros emergentes, llamando a un movimiento que restaurara la confianza”, agregan desde el Grupo SBS.

En el mismo informe destacan que “con la inflación moviéndose claramente por encima del sendero buscado, el comunicado muestra un tono algo más restrictivo que muestra un BCRA dispuesto a esperar a ver resultados más contundentes antes de retomar su ciclo de relajamiento En la antesala de meses complejos en materia de inflación y sin señales contundentes que ameritarán una baja de tasas en las reuniones previas, anticipamos en nuestros informes anteriores que la autoridad monetaria parecía estar apresurándose a relajar la política arriesgando repetir errores del pasado (algo que fue luego confirmado con un fuerte alza en las expectativas inflacionarias)”.

Mirando hacia adelante, los analistas del Grupo SBS agregan que “si bien el sesgo de la política sigue siendo contractivo y la decisión de mantener tasas es positiva, advertimos que seguir relajando las condiciones monetarias podría ser una decisión poco prudente, especialmente con expectativas que se alejaron nuevamente de las metas y podrían desanclarse aún más justo en la antesala de las negociaciones paritarias más importantes del año”.