Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Para el CEO del Citi, "en un futuro cercano, la Argentina se va a financiar más barato"

Pese a la suba de tasas en EE.UU., se achicarán los spreads, explica. En plena puja por Ganancias, insiste en que la Argentina necesita mostrar consistencia

Para el CEO del Citi,

"Al auto ya lo arreglamos pero no termina de arrancar. Tenés que empujar un poco el consumo. Pero la Argentina necesita consistencia. Si dar vuelta una empresa y mejorarla te puede llevar años, imaginate un país. Hay cosas que van a llevar tiempo. Es necesario mirar la dirección y yo creo que vamos hacia un país mejor", dice Julio Figueroa, el CEO del Citi, quien apuesta a un crecimiento del 3% el año que viene.

Hace 22 años que empezó en banca corporativa. Pasó una década en Nueva York y lideró la operación del Citi en Perú dos años, donde también le tocó timonear la venta de la banca minorista en ese mercado. Figueroa asumió al frente del banco en Argentina hace poco más de un año. Vino a tomar la posta de Gabriel Ribisich, si bien en ese momento estaba al frente Rosa Aranguren como representante legal. Es que Ribisich, quien esta semana anunció su retiro tras ejercer como cabeza para el Cono Sur, había visto revocada su licencia por la gestión kirchnerista en plena pelea con los buitres.

Pero es historia vieja. Fue un año movido para el banco, con la venta al Santander de la banca minorista, una decisión que aún no estaba tomada cuando Figueroa asumió en noviembre del año pasado. "Se tomó alrededor de febrero. En el negocio minorista se requiere cierta escala para tener la rentabilidad que nosotros esperamos y la operación local no la tenía como tampoco la tenía el negocio minorista en más de otros veinte países donde se decidió vender. Fue una decisión global del banco bien pragmática de enfocarse en el negocio corporativo, donde tenemos más valor agregado para dar", explica.

Hoy Citi es líder en cash management, tesorería y financiamiento de comercio exterior. En banca de inversión, es número uno en colocación de bonos internacionales. Ese es el negocio en el que Figueroa se mueve desde hace más de 20 años y que hoy le toca comandar en la Argentina.–

La visita de Michael Corbat, el CEO global del Citi, fue todo un golpe de efecto en un momento en que el banco se estaba desprendiendo de la banca minorista. En aquel momento anunciaron una línea de crédito para empresas por u$s 3.500 millones. ¿Cómo vienen los desembolsos?–

Corbat vino poco tiempo antes de anunciar el acuerdo con Santander y eso fue muy importante para ratificar el compromiso con el país. Pensá que el anuncio de u$s 3.500 millones más que duplica lo que nosotros vendimos. En estos cuatro meses desde el anuncio, ya desembolsamos préstamos a mediano plazo y largo plazo por u$s 510 millones, todo para proyectos de inversión -mucha infraestructura y energía- o adquisiciones. Nosotros estamos encantados. Ojalá hubiera más demanda. Como es habitual, los flujos financieros tienden a llegar más rápido. Ahora hace falta que vengan con más velocidad los flujos comerciales, que generan inversión y empleo.

Con la irrupción de Trump en EE.UU. se abrieron muchos interrogantes. ¿Esperan que este nuevo escenario frene las colocaciones de deuda en el exterior?

Lo que pasó en el primer semestre es que se acumuló mucho tráfico. Veníamos de una situación en la que no había mercado y se abrió una ventana. Además el Gobierno rendía 10-12% e incluso las empresas que hubieran podido salir no lo hacían porque era muy oneroso. Es cierto que después del verano americano empezó a disminuir. Nosotros hicimos, de todos modos, dos colocaciones justo antes de las elecciones en EE.UU, Santa Fe y Compañía General de Combustibles. El mercado para la Argentina sigue abierto, sólo que ahora un poco más caro.

–El costo de fondeo se disparó y parece ya haberse acomodado un par de escalones más arriba. ¿Cuánto más puede encarecerse?

–El costo de endeudamiento aumentó pero temporariamente y en el corto plazo. Argentina se va a financiar más barato a medida que avance el plan de Gobierno, independientemente de que haya subido la base. Y esto es porque los spreads de Argentina siguen siendo más altos que los de Brasil, México o Colombia. Van a subir las tasas, y entonces la base va a subir. Igual hay que considerar que un dólar fuerte no le conviene a EE.UU y será un condicionante. Pero es cierto que hoy a la Argentina le costaría más caro financiarse pero a medida que el país sea consistente con el plan estratégico que tiene lo que va ocurrir es que se van a achicar los spreads. En el mediano plazo, la Argentina se va a financiar más barato. Si me preguntás hoy, te digo que no. El mes que viene, tampoco. Pero en seis meses o un año, sí. Ni hablar si gana Macri las elecciones el año que viene y ratifica el rumbo.

–Más allá de la incertidumbre global, la Argentina enfrenta sus propios ruidos internos. ¿Qué tanto puede complicar la recuperación la puja política por Ganancias?

–No cambia el rumbo. Son discusiones políticas y a medida que se vayan acercando las elecciones vamos a tener más de esto. Pero acá lo que es importante es entender que el tema impositivo es un tema muy de fondo, una de las principales reglas de juego para que venga la inversión. Esto requiere mucho consenso político y social. No se pueden hacer las cosas a las apuradas. El Gobierno es consciente de que la Argentina es muy cara en términos de impuestos. Sabe que afectan mucho la productividad y la competitividad. Este año ya bajaron más de 1% del PBI. Pero en un país que no crece y con un déficit del 4% o 5% del PBI tenés que hacerlo gradualmente y con responsabilidad. No podemos sacar el impuesto a los dividendos hace seis meses y volver a ponerlo. Podemos discutir si es correcto o no pero ese ir y venir no nos hace quedar bien ante quien va a tomar una decisión de inversión. Peor que un impuesto caro es estar cambiándolo todo el tiempo.

–¿Puede entorpecer el blanqueo?

–No lo creo. El tramo local superó las expectativas y la parte internacional también va a andar muy bien. Lo estamos viendo. Este ruido político sólo va a afectar marginalmente. Nada que vaya a cambiar la dirección del barco.

Claramente las expectativas para el segundo semestre no se materializaron. ¿Arranca la Argentina en 2017?

–Esperamos que la Argentina crezca 3%. Y eso es porque el agro va a empujar mucho, porque venimos de una base baja del 2016, porque hay mucha inversión en infraestructura y energía y también porque va a empezar a tomar más velocidad la obra pública. No creemos que Brasil vaya a volar para nada pero va a dejar de caer, lo que ya es positivo. No espero que el mundo nos vaya a dar más tranquilidad. Va a estar difícil, desafiante. Pero la Argentina todavía está jugando su propio juego. Hay países que juegan el juego global pero nosotros todavía estamos jugando nuestro propio partido. Aunque esto está cambiando somos una economía que no está todavía muy integrada. Y no va a tener problemas para financiarse el año que viene. Podemos discutir si un poco más caro o no. Pero partiendo de niveles de deuda en torno al 30% del PBI no va a tener problemas. Y estamos partiendo de un sistema financiero muy chiquito, en el que el crédito privado es el 14% del PBI cuando el promedio es del 50% en América latina. Tenemos una inversión del 18% del PBI y queremos que vaya al 25% pero eso va a llevar tiempo. En el corto plazo ahora es importante recuperar un poco el consumo, que es el que mueve a la economía, para poder apuntalar este crecimiento. Al auto ya lo arreglaron, le cambiaron las gomas, pero no termina de arrancar. La inversión tiene tiempos largos. Tenés que arrancar el auto empujando un poco el consumo y eso se retroalimenta. Pero una cosa es liberar de Ganancias al aguinaldo. Le das al auto nafta Premium en lugar de Super para que ande un poco más rápido. Pero la Argentina necesita consistencia.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Seba Diaz
Seba Diaz 15/12/2016 08:26:17

seeee claro, en el próximo semestre... como nos mienten todos.