Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Para el BCRA, "La economía local fracasó en desarrollar el sistema financiero"

A partir de un estudio realizado por el Banco Central, surge que el capital per cápita entre 1980 y 2016 hizo un aporte negativo al desarrollo económico en todos los períodos

Para el BCRA,

Según un estudio del Banco Central (BCRA), desde 1980 hasta 2016, la contribución del capital al crecimiento económico de la Argentina fue siempre negativa. En la conferencia de prensa que brindó el miércoles, Federico Sturzenegger, presidente del BCRA, afirmó: "Es realmente sorprendente porque no hay un solo período donde esto se revierta. Eso habla, en algún sentido, del fracaso de la economía para desarrollar su sector financiero y, en general, los vehículos para que el ahorro se transforme en inversión y acumulación de capital".


El estudio, que forma parte del Informe de Política Monetaria publicado en enero y se denomina "Contabilidad del crecimiento", concluye: "El resultado más importante de nuestro ejercicio y que se mantiene de forma sistemática para los distintos períodos es el aporte negativo del ratio capital-producto al crecimiento del producto per cápita. Bajo una macroeconomía volátil como la argentina, la inflación, los cambios de regímenes y la persistencia de distorsiones de precios relativos e intervenciones han generado una economía menos intensiva en capital. En la actualidad, el ratio capital-producto se encuentra 13 puntos por debajo del registrado a principios de la década y casi 22 puntos por debajo del máximo histórico. En este sentido, una economía ordenada con una inflación baja y estable es una de las mayores contribuciones que desde el BCRA pueden hacerse para revertir esta tendencia".


En conferencia de prensa, el vice presidente de la autoridad monetaria, Lucas Llach, explicó: "Una contribución negativa del capital significa que en todo ese período, el capital físico por trabajador (como las maquinarias y los edificios), no aumentó, como ocurre en otros países, sino que, al contrario, disminuyó". Y agregó: "Por eso creemos que el sistema financiero es tan importante: porque es el vehículo para que todo ese capital que tienen los argentinos, muchas veces en cuentas en el exterior, venga al sistema financiero local y se transforme en esas máquinas y edificios que no se construyeron en todos estos años. Esa es la única manera de que la Argentina pueda crecer".


Federico Sturzenegger, por su parte, ofreció un diagnóstico que contribuye a entender cómo se llegó a esa situación: "Si uno hubiera traído $ 100 al sector financiero en el año 1980 y hubiera hecho plazos fijos sucesivamente, en 2015 habría obtenido $ 1,50 de valor real. Eso es un sistema con represión financiera, que es aquel en el que el ahorrista no tiene un retorno real sobre su capital. El único resultado de eso es que los depósitos argentinos representan el 12% del PBI, mientras que en Chile son el 90%".


El titular del BCRA confía en poder revertir esa situación: "Nuestro desafío es darle al ahorrista una tasa de interés real positiva para que, en vez de ahorrar en ladrillos o en dólares, ahorre en el sector financiero. Así, el sistema bancario va a poder intermediar ese ahorro". En ese sentido, destacó la tasa de interés positiva que ofrecieron las Lebac el año pasado; el crecimiento de los préstamos y depósitos en dólares; y los depósitos UVA, a los que definió como la "apuesta fuerte" del Central. A propósito de ello, Sturzenegger se mostró molesto con los bancos: "En el depósito en UVA, el depositante no puede perder y no hemos visto mucho entusiasmo por parte de los bancos en salir a captar dinero por esa vía".