Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Para ahorrar reservas, el Central cambió su modo de intervenir al dólar

Para ahorrar reservas, el Central cambió su modo de intervenir al dólar

El Banco Central (BCRA) cambió su estrategia de intervención ayer con el objeto de evitar una disparada del dólar sin sacrificar tantos dólares de sus reservas. En lugar de aparecer sobre el final de la rueda, como hizo el día anterior y la semana pasada, marcó precios máximos con ventas pequeñas al principio del día y los operadores privados no se animaron a superar esos precios. Como resultado, la divisa subió 5 centavos en el mercado mayorista y bajó otros tantos en las pizarras minoristas, hasta $ 15,60.

La de ayer fue la tercera vez que la entidad que conduce Federico Sturzenegger se vió obligada a meter mano en el precio del dólar desde la salida del cepo. La primera vez fue el jueves de la semana pasada, tras más de dos meses de libre flotación de la divisa luego de la eliminación de las trabas cambiarias, el 17 de diciembre último. La segunda antes de ayer.

La semana pasada el BCRA usó u$s 41 millones de sus reservas para frenar la suba de la divisa, el martes fueron u$s 119 millones los que tuvo que sacrificar. Ayer se usaron sólo u$s 15 millones gracias al nuevo método usado por la mesa de operaciones de la autoridad monetaria.

"A diferencia de la estrategia aplicada en la jornada precedente, la autoridad de control efectuó tempranas incursiones con ventas en el sector donde operan bancos y empresas que disiparon todas las dudas acerca del rango de fluctuación tolerado para hoy", escribió Gustavo Quintana de PR Corredores de Cambio en un mail para sus clientes. "Luego de la puntual incursión del Central los precios del dólar experimentaron bajas que los llevaron a tocar mínimos en los $ 15,29 por unidad, un nivel que no pudo sostenerse demasiado tiempo. Una ligera recomposición de la demanda permitió una recuperación del tipo de cambio que con altibajos se ubicó en el valor visto sobre el cierre de hoy", agregó.

El ahorro de reservas no es un tema menor para Sturzenegger y los suyos, ya que el nivel de tenencias internacionales del BCRA cae a diario. La baja no es resultado de pérdida de reservas líquidas o de ventas (hasta ahora vendió poco), sino la salida de encajes de depósitos en dólares que el propio banquero central flexibilizó.

Las reservas cerraron ayer en u$s 28,857 millones, u$s 32 millones por debajo del día anterior y u$s 1214 millones abajo del nivel al que estaban al final de enero. En el año, las reservas suben u$s 3295 millones, más que nada como resultado de la contracción de deuda con bancos internacionales por u$s 5000 millones a fines del mes pasado.

Sin embargo, el hecho de que la intervención en el precio del dólar haya sido más barata no quita que todavía la divisa no esté bajo control. Para el paladar de Sturzenegger, cuanto menos se intervenga mejor y, en apenas cinco días hábiles, tuvo que inmiscuirse en el libre juego de oferta y demanda tres veces. La idea es hacer ventas puntuales para romper patrones demasiado predecibles (léase subas permanentes).

Las ventas oficiales en el mercado mayorista van a la par de una vuelta a la suba de tasas de Lebac, las letras con las que el BCRA regula la masa monetaria, en un intento por reducir la cantidad de pesos en la calle y aplacar así a la inflación que una treintena de analistas consultados por FocusEconomics estima en 32% para este año, lejos de la pauta del 20-25% que señaló el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay. Mientras que Sturzenegger tiene la ambición de divorciar la suerte del dólar de la tasa de inflación, en contra de su visión, en algunas mesas bancarias le señalan que los movimientos graduales del dólar pueden retroalimentar la dinámica de precios.

El dólar mayorista avanza 10% en lo que va de febrero y 17,85% en lo que va del año. El movimiento de la divisa tuvo dos etapas claras desde la salida del cepo: una, la primera devaluación del orden del 35% que duró hasta casi el 22 de enero; la que vino después le agregó varios puntos más a la suba. Punta a punta, desde la salida del cepo, el salto del dólar es ya del 56% acumulado.