Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Para Moody's, las presiones políticas pueden demorar la recuperación económica

Aunque la calificadora de riesgo considera que las medidas impuestas por Macri sientan las bases para la recuperación económica advierte que debe corregir el gasto

Para Moody's, las presiones políticas pueden demorar la recuperación económica

Para la calificadora de riesgo Moody‘s, el Gobierno deberá poner coto al déficit fiscal en un año donde le será difícil controlar el gasto por las demandas políticas propias de un periodo electoral. Si bien la agencia crediticia afirma que las medidas impulsadas en estos últimos doce meses por el Ejecutivo "deberían propiciar un repunte de la inversión privada e impulsar un mayor crecimiento", advierte que la consolidación de esas reformas podría desacelerarse en 2017 por "presiones políticas y riesgos económicos externos".

"La inflación alta y el déficit fiscal necesitarán ajustes adicionales", afirma de la agencia de rating en su último informe de perspectivas económicas del país para el próximo año, y coincide con el consenso de los analistas locales en que al Gobierno le será difícil controlar el gasto en 2017, especialmente con las elecciones de medio término delante.

"El desafío más grande del Gobierno es bajar el déficit", dijo al ser consultado por El Cronista, Gabriel Torres, vicepresidente de la agencia que mantuvo la perspectiva del país como estable para el año que viene. "Argentina tiene la ventaja que su deuda no es tan alta. Si bien tampoco es baja, calculamos que la deuda del sector privado va a cerrar en 2016 alrededor del 50% del PBI, se encuentra en niveles manejables. Además, la mayor parte de la deuda es intra sector público o con entidades multilaterales, por lo que el nivel de riesgo es bajo".

Torres agregó: "Pero si año tras año vemos el déficit en 5%, en 2018 la Argentina va a estar en problemas. Ese año deberíamos ver señales de reducción del déficit".

La entidad plantea que la economía local sigue vulnerable a los riesgos externos, incluida una lenta recuperación de Brasil y la creciente volatilidad del mercado global, factores que pueden complicar aún más los esfuerzos para encarar una reforma fiscal.

"Si bien las presiones inflacionarias se están atenuando, son necesarias reformas adicionales para eliminar los desequilibrios", enfatizó el informe.

Pese a estas alertas, Moody‘s cree que el sector privado podrá comenzar a despegar en la medida en que se consolide una baja de la inflación. Sin embargo, sostiene que la transición hacia un esquema de inflación más bajo, implicará retos, especialmente para que las empresas controlen sus costos de mano de obra.

La calificadora cree que el nuevo régimen de metas de inflación es posible gracias a la "independencia" del Banco Central para ajustar su política monetaria a principios de este año, pero que alcanzar la pauta propuesta "llevará tiempo". Moody‘s espera un 20% de incremento de precios para 2017.

En ese sentido, sostiene que el comienzo del crecimiento económico será un desafío político clave en los próximos doce meses. En sus perspectivas, Argentina crecerá un 3% de su PBI el año que viene "lo que sería la expansión económica más rápida desde 2011".

Para Moody‘s el sector bancario se verá beneficiado por la recuperación económica esperada y las políticas pro-mercado, que crearán nuevas oportunidades de préstamos y permitirán que los acreedores puedan valuar el riesgo asumido.

Sin embargo, la rentabilidad se verá perjudicada y el capital podría reducirse si la inflación disminuya y los costos de financiación aumentan en términos reales.