Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Para Empiria, el BCRA “aminorará la velocidad de reducción de tasas”

La consultora sostuvo que en promedio "las tasas de lebacs siguen siendo altas y su plazo promedio muy bajo", por lo que consideró que hay espacio para que el Central mantenga la tendencia.

Para Empiria, el BCRA “aminorará la velocidad de reducción de tasas”

El Banco Central (BCRA) “aminorará la velocidad actual en la que está reduciendo las tasas”, hasta tanto se haga “más visible la desaceleración en la inflación”, según un estudio dado a conocer hoy por Empiria Consultores.

En su informe Monetario y Cambiario, la consultora aclaró que “dado que en promedio las tasas de lebacs siguen siendo altas (y su plazo promedio muy bajo), se considera que hay espacio para que el BCRA continúe reduciéndolas”.


“En los plazos largos las tasas actuales ya son bastante inferiores a las vigentes antes que asumiera la actual administración, lo cual sugiere que detrás de las críticas del anterior oficialismo respecto al nivel de las tasas de interés hay más oportunismo político que verdaderas consideraciones económicas”, analizó.


Planteó además que por la suba de encajes, “el efecto de las reducciones de las tasas de lebacs en las restantes tasas de interés, tanto activas como pasivas, es transitoriamente reducido”.

“Se espera que el BCRA aminore la velocidad actual en la que está reduciendo las tasas (especialmente en la parte larga de la curva) hasta que sea más visible la desaceleración en la inflación”, pronosticó.

Empiria precisó que “el escenario post-suba de encajes incluye un BCRA que continúa el proceso de reducciones en las tasas de lebacs, y donde el traslado de esas bajas a las demás tasas de interés es más lento que lo que se esperaba previamente (a la suba de encajes), pero igualmente se produce.

Respecto a la velocidad de baja de las tasas de lebacs, consideró que “a pesar de las presiones políticas y económicas, incluyendo las relacionadas con el tipo de cambio, el BCRA será relativamente cauteloso con la baja de tasas, reduciendo la velocidad actual".

En cuanto al mercado cambiario, reiteró que existe un “exceso de oferta respecto a la floja demanda” y planteó que las compras del BCRA, a un ritmo que se acercó a los u$s 100 millones diarios, “no alcanzan para equilibrar el mercado, en parte porque resulta visible la renuencia de la autoridad monetaria para fijar un piso al tipo de cambio, lo que reduce la demanda y incrementa la oferta en nuestro peculiar mercado cambiario”.

Mientras crecen los reclamos de buena parte del arco empresario (y de hasta una parte de los funcionarios del actual gobierno) respecto al atraso del tipo de cambio, no queda claro cuanto de la limitada reacción del BCRA al respecto está relacionada con cierta despreocupación sobre este tema, y cuanto con las dificultades fácticas para enfrentar el problema”, remarcó.

Ante este panorama, Empiria decidió sostener el ajuste a la baja de la proyección de tipo de cambio nominal para fin de año, que “aún se mantiene por encima de los $ 16”, ya que considera que “será creciente la presión para evitar un excesivo atraso cambiario y que la menor inflación dará más libertad para operar al respecto”.