Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Países de la OPEP produjeron en enero menos crudo de lo que habían acordado

Según el acuerdo difundido a finales del año pasado, el promedio diario estaría en 32,5 millones de barriles, pero en el primer mes de 2017 extrajo 32,1 millones por día.

Países de la OPEP produjeron en enero menos crudo de lo que habían acordado

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) redujo en enero su volumen de extracción de forma más pronunciada de lo que estaba previsto, según se desprende de datos difundidos hoy por la entidad en Viena. 

En enero, la producción de la OPEP bajó en 890.000 barriles diarios, a un total de 32,1 millones de barriles (de 159 litros cada uno). A finales de 2016, la OPEP había acordado limitar la producción diaria a 32,5 millones de barriles hasta mediados de 2017 para impulsar al alza los precios. 

La OPEP y los países productores que no pertenecen a la organización habían acordado en diciembre que estos últimos reducirían la producción en un total de 558.000 barriles diarios. De ese total, gran parte del recorte lo hizo Arabia Saudita, redujo la producción en enero en 496.000 barriles diarios, seguida de Irak y Kuwait. 

También Rusia, el principal productor de petróleo no miembro de la OPEP, recortó la producción el mes pasado, concretamente en 120.000 barriles, a 11,2 millones de barriles diarios. 

Hasta el momento, la OPEP ha conseguido su objetivo de estimular los precios. El de referencia de la OPEP subió en enero a 52,4 dólares el barril, su nivel más alto registrado en un año y medio. 

Para 2017, el cártel, integrado por 13 países productores de petróleo, aumentó su previsión de demanda en una media de 35.000 barriles diarios, hasta 95,8 millones de barriles diarios.