U$D

JUEVES 21/03/2019

Pagar "sin contacto" será cada vez más común a partir de este año

Los bancos privados comenzaron a renovar su stock de plásticos para acercar esta tecnología a sus clientes. También habrá nuevas terminales que reciban pagos "contactless" , que no requieren acreditar identidad con el DNI o la firma

Pagar

Poco a poco la tecnología contactless comenzará a tomar las calles. Esta forma de pago "sin contacto" está disponible en las grandes urbes del mundo desde hace algunos años y su implementación estaba un poco demorada en la Argentina. Pero en este año, la puja entre las dos grandes procesadoras de pagos de tarjetas, Prisma y First Data, será el catalizador para acercar este tipo de plásticos a la mayoría de los clientes bancarios.

El puntapié inicial fue de First Data, que incluyó esta tecnología en sus tarjetas MasterCard. Ahora, comenzarán a verse plásticos de Visa que incluirán esta forma de pagar.

Las entidades privadas han comenzado a renovar su parque de tarjetas. El Banco Supervielle fue uno de los primeros en sumar este tipo de tarjetas entre sus clientes, tanto de Visa como de Mastercard. "Nuestro foco está puesto en los clientes y siempre estamos buscando nuevas formas de mejorar sus experiencias cotidianas" aseguró Javier Tiburzio, Gerente de Productos y Beneficios de Banco Supervielle. Además, agregó: "Creemos que el contactless llegó para quedarse y esperamos muy buena aceptación en el mercado".

Al mismo tiempo, a partir de hoy Banco Macro comenzará a emitir sus tarjetas de débito y crédito con la tecnología contactless. Según detallaron en la entidad, este cambio se realizará en todas las altas, reposiciones, reimpresiones y renovaciones de tarjetas de débito y crédito Visa y Mastercard. American Express se sumará en el corto plazo.De esta manera, esta renovación alcanzará a las más de 2,4 millones de tarjetas de crédito y las 3,3 millones de débito del Macro.

Mirá también

A pesar del boom de las fintech, los millennials prefieren el efectivo

Más del 80% de los jóvenes de entre 21 y 34 años afirmó que prefiere pagar con cash antes que con cualquier otro medio electrónico de pago. No es por poco acceso a la tecnología: un estudio de la consultora D´Alessio encuentra la baja bancarización y la falta de información como los dos principales desafíos a sortear para que la economía digital crezca en los próximos años

En tanto, fuentes del Santander Río comentaron que ya comenzaron a emitir plásticos "contactless" para nuevas altas y que a partir de abril próximo renovarán todo su stock de tarjetas. El mismo deadline se plantearon en el Banco Galicia y el HSBC.

Tras la venta del 51% de Prisma Medios de Pago, en la compañía adelantaron que la inversión para renovar el parque de los plásticos y de los postnet para que puedan operar con contactless será una de las grandes apuestas de 2019. Agustin Parodi, gerente de Productos Adquirentes de la división Medios de Pago de Prisma, comentó: "Los clientes de los principales bancos de la Argentina recibirán a lo largo del año sus plásticos VISA, Mastercard y American Express sin contacto. Esta tecnología, cambia la forma en la que los usuarios están acostumbrados a hacer sus compras , siendo estas más ágiles y convenientes pero respetando los estándares internacionales de seguridad", dijo.

Aunque la tecnología estaba disponible, el principal escollo para hacerla masiva era justamente adaptarla a los pequeños comercios, donde será más común hacer este tipo de pagos. "Se incorporan equipos con pantalla táctil, que estarán por fuera del mostrador, donde el cliente no perderá contacto con su tarjeta y simplemente tendrá que apoyarla en la terminal a la hora de hacer su compra", adelantó Parodi.

La principal ventaja de la incorporación de esta nueva tecnología está relacionada con la experiencia del cliente: reduce el tiempo de espera en la relación comercio-cliente, la transacción se realiza de manera simple y rápida, disminuye la necesidad de tener efectivo en la billetera y provee un mejor control de los gastos. A su vez, no tiene contracargo para el comercio.

Como funciona con una tecnología similar a la que usa la tarjeta SUBE, también puede facilitar una apertura a rubros como peajes y kioscos, donde los plásticos no están extendidos.

Este tipo de plásticos apuntan a los llamados "micropagos", compras chicas que por ser de un monto menor, se terminan realizando en efectivo. Por esto, para montos de hasta $ 1000 no solicita la firma del cupón, haciendo que la acción de pago se reduzca a la aproximación de la tarjeta al POS.