Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Nueva Ley de Tarjetas se tratará con modificaciones en el Senado a fin de mes

Ayer hubo reunión en la Secretaría de Comercio con el Banco Central, senadores de la oposición y del oficialismo para consensuar ciertas modificaciones

Nueva Ley de Tarjetas se tratará con modificaciones en el Senado a fin de mes

En el segundo piso de Julio A. Roca 651 se reunieron ayer, como local, José Ignacio García Hamilton, responsable de Legales y Relaciones Institucionales de la Secretaría de Comercio; Tomás Liendo, director del Banco Central; la senadora del PRO Laura Machado (vocera de los cambios que quiere el oficialismo); y Alfredo Luenzo, presidente de la comisión de Industria y Comercio del Senado e impulsor de la nueva Ley de Tarjetas. La reunión fue catalogada por las partes como corta, cordial, de diálogo abierto, pero en la que las partes se mantuvieron firmes en su posición.

El oficialismo quiere introducir algunas modificaciones, como hizo cuando se sancionó la Ley que tiene media sanción de Diputados, por lo que el martes próximo volverán a reunirse, ya que a fin de mes se tratará en el recinto. De lograr la media sanción, luego debe ir a Diputados.

Para Luenzo, la gradualidad de los cuatro años para la baja de las comisiones en un exceso, por lo que pretende hacerlo de inmediato, aunque García Hamilton recalca que una baja de aranceles en forma tan drástica complicará el ingreso de nuevos competidores: "Si empezás a regular por debajo en forma violenta los aranceles, las tasas de interés y los plazos de pago, generás una barrera de entrada para que arriben nuevos competidores, en un mercado que ya de por sí es poco maduro".

Luenzo hace hincapié en darle un beneficio al consumidor, al bajar la tasa de revolving (financiamiento para quien paga el mínimo, que hoy es 25% más alta que un préstamo personal, y quiere igualarlo), y acortar los plazos de pago a los comerciantes, que hoy llegan a los 18 días hábiles, con lo cual se transforman en un mes.

La gradualidad en la baja de los aranceles es, justamente, uno de los puntos que quiere cambiar el Ejecutivo, y otro es el tratamiento para las tarjetas regionales, que hacen una diferenciación si son pymes o no. Machado sostiene que la misma competencia entre los propios actores hará que las tasas de aranceles bajen más rápido de lo que propone el proyecto inicial. A su entender, las comisiones bajan más rápido si empiezan a competir las tarjetas entre sí para conseguir más clientes que con una ley, que puede llegar a encorsetar, porque no se cambia más.

En este sentido, García Hamilton remarca que apoyarán un proyecto que incentive la competencia en el mercado de medios de pago electrónicos, como lo recomendó la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia: "Nuestro principal foco es que haya más competidores en el mercado antes que estar regulando el tope de la tasa de los aranceles, y lo que está ocurriendo nos da la razón, pues Prisma presentó su plan de desinversión, los aranceles bajaron, y actores internacionales de adquirencia y pagos electrónicos están manifestando su intención de invertir en la Argentina, como los CEOs de Mastercard y First Data, que vinieron al país".

¿Cómo sigue el proceso de venta de Prisma? Según pudo saber este diario, el Banco Central tiene que contestar el expediente por escrito a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia sobre la propuesta de Prisma, para que determinen si de esa forma el mercado sería competitivo.

Con el visto bueno, se inicia formalmente la venta, que durará 12 meses, porque aún no han designado a un banco de inversión para una firma que vale alrededor de u$s 1500 millones. Dos de los ocho adquirentes de Visa en Brasil (Cielo es uno de ellos), son firmes candidatos a comprarla. Manifestaron que les interesa el mercado argentino de adquirencia.