Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"No hay que temer a las fluctuaciones cambiarias en un régimen de metas"

Durante las Jornadas Monetarias y Bancarias 2016 que se celebraron ayer y hoy en el Banco Central (BCRA) se exhibieron las experiencias de distintos países en la implementación de regímenes de metas de inflación, como Brasil, Israel y Chile. En representación del país trasandino, el ex presidente del Banco Central de Chile José de Gregorio se refirió a los desafíos que enfrenta la Argentina en su política monetaria, en conversación con periodistas.

–¿Ve alguna disociación entre política fiscal y monetaria en la Argentina?

–Sin conocer los datos de la discusión al día, obviamente la política fiscal debe contribuir al esfuerzo de desinflación. La manera más importante de la política fiscal de contribuir es poner menos presión sobre la necesidad de financiamiento inflacionario. Creo que hay bastante claridad en el Gobierno y el Banco Central de que eso es clave. No tengo un juicio respecto a cómo está la coyuntura, pero lo que si tengo claro es que hay bastante claridad en todos los actores de que esto es central.

–¿Alcanza con reemplazar emisión monetaria por deuda o el déficit tiene que desaparecer de todas formas?

–El déficit tiene que bajar a una situación en la que, ya sea en el corto o en el mediano plazo, no se vaya a necesitar financiamiento inflacionario. Obviamente uno puede, en la transición, reemplazar emisión de dinero con deuda, pero al final uno tiene que tener una situación en la cual no va a tener que pagar deuda con mayor emisión de dinero. Esa es la parte complicada

–¿Chile también sufrió la apreciación cambiaria al recurrir a metas de inflación?

–En Chile el proceso fue en un momento muy positivo porque la economía chilena no tenía desbalances. No había motivo para que hubiera inflación, por lo tanto la inflación iba a bajar. Esta baja se dio en un contexto de mucho crecimiento, ahí lo que fue complejo fue la apreciación cambiaria, pero no había ningún desbalance ni tampoco ningún desbalance ni desempleo, con lo cual era una apreciación cambiaria que era el resultado del éxito económico.

–¿Y cómo ese administra es problema?

– Argentina es una economía bastante comprometida con no usar el tipo de cambio con fines desinflacionarios, pero uno pasa por períodos en particular en los cuales puede tener fortaleza o debilidad, lo que obviamente en el caso de Argentina es el tipo de cambio está muy lejos de ser algo que el BCRA tenga contemplado como parte de los instrumentos que le van a ayudar a la desinflación.

–¿Existe el riesgo de que el atraso cambiario se vuelva estructural?

– Los tipos de cambio no quedan estructuralmente caros. Es el mismo temor que tuvimos en Chile y en Brasil en su momento. Y luego las monedas se depreciaron severamente. Estructuralmente caro un país no puede ser, si lo es, se debe a una distorsión. Y eso también se corrige. No hay que temer a las fluctuaciones cambiarias, hay que ser pragmático.