U$D

JUEVES 18/04/2019

Moody’s alertó por riesgo político de cara a las elecciones de octubre

La calificadora de riesgo sostuvo que el riesgo político argentino es alto y que será fundamental que el Gobierno haga un buen papel en los próximos comicios a fin de ratificar su capacidad de continuar con las reformas económicas.

Moody’s alertó por riesgo político de cara a las elecciones de octubre

La calificadora Moodys sostuvo que el riesgo político argentino es "alto", lo que podría potencialmente representar una amenaza para el crecimiento económico, las reformas políticas y las condiciones financieras. En consecuencia, la entidad destacó la importancia de las elecciones de octubre, en tanto determinarán si el Gobierno de Mauricio Macri podrá seguir adelante con las reformas para combatir la inflación y estimular el crecimiento.

La evaluadora definió al riesgo político como la posibilidad de obtener resultados negativos en materia de crédito que desembocan en políticas que dañan la fortaleza económica o fiscal, o que socavan la efectividad del gobierno o la fuerza institucional. Para determinarlo, Moodys analizó cuatro ejes en cada país de la región: eficacia gubernamental, control de la corrupción, marco institucional y fortaleza institucional. En el caso de Argentina, el primer parámetro mostró la mejor calificación ("moderado") mientras que la lucha contra la corrupción y el marco institucional anotaron niveles "bajos" y la fortaleza institucional fue calificada como "muy baja".

Como consecuencia de la evaluación, Moodys sostuvo que el riesgo político local es alto al igual que en Venezuela y afirmó: "La probabilidad de que el riesgo de un evento político impacte en el perfil del crédito soberano permanece latente debido a la posibilidad de reversión de políticas. Las elecciones parlamentarias de octubre pueden ser vistas como un referéndum sobre la agenda económica del presidente Macri".

Lejos de entender el informe de Moodys como negativo, Marcos Buscaglia, socio de Alberdi Partners, señaló: "Para decir cuál es el riesgo político, el reporte habla de cuestiones permanentes, como la fortaleza y el marco institucional. Hay que entender que Argentina empezó a hacer cambios pero todavía no está asegurado que sean irreversibles. Lo positivo es que si el Gobierno gana las elecciones, va a poder avanzar en un montón de reformas". Y agregó: "Le quitaría énfasis al riesgo político, ya que en Argentina es estructuralmente alto porque hay problemas de corrupción y un marco institucional flojo. En cuanto al precio de los activos, irá oscilando al ritmo de las encuestas".

Por su parte, Miguel Zielonka, director asociado de Econviews, argumentó: "Es un poco desproporcionado que estemos en la misma categoría que Venezuela. Ese era un escenario mucho más probable si el resultado de las PASO hubiera sido otro. Más allá de la Provincia de Buenos Aires, que es muy importante por el peso que tiene en términos del electorado, Cambiemos hizo una buena elección en otros 5 distritos que son tradicionalmente peronistas".

En cuanto al ruido político que podría desprenderse del empate técnico en la provincia de Buenos Aires, el ejecutivo de Econviews opinó: "Creo que los votos que obtuvo Cristina Kirchner fueron lo suficientemente altos como para mantener fragmentada a la oposición y lo suficientemente bajos como para no transformarla en una amenaza. La sensación es que las chances de una vuelta del populismo son más bajas y que la elección de octubre funcionaría como una segunda vuelta donde habrá migración de votos hacia los que salieron mejor posicionados en las PASO".

También se mostró optimista Gustavo Cañonero, socio y director SBS fondos: "Las primarias anticipan un triunfo importante del Gobierno en octubre y eso debiera traer estabilidad al mercado y una sensación de apoyo a las políticas. Eso se vio en los activos argentinos, que no paran de subir desde las elecciones del 13 de agosto". Y añadió: "Las agencias de rating todavía le dan bastante peso a la historia: en Argentina, la evaluación combina la incertidumbre política y la inestabilidad institucional con el default".

Los analistas coincidieron con Moodys en que, si el Gobierno sale fortalecido de las próximas elecciones, los parámetros locales mejorarán sustancialmente. "Si uno mira la coyuntura más que lo estructural, muchos países tienen riesgos altísimos para el año que viene, como Brasil, donde no se sabe quién va a ganar; México, que también tiene elecciones en 2018; Chile, donde seguramente habrá segunda vuelta; y Colombia, que firmó la paz con la guerrilla pero donde podría llegar a surgir un partido de izquierda que dispute el poder", indicó Buscaglia. "La lectura de las agencias va a ir mejorando gradualmente. Argentina tiene una calificación mucho menor a la que tendría que tener por sus indicadores actuales", compartió Cañonero.