Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Metas de inflación, un invento de Nueva Zelanda que cumplió 25 años

Imagen de LAURA GARCÍA

por  LAURA GARCÍA

Editora de Finanzas
1
Metas de inflación, un invento de Nueva Zelanda que cumplió 25 años

Las metas de inflación tienen más de 25 años. Fue justo en el albor de la década de los noventa que el banco central de Nueva Zelanda, por entonces liderado por un ex productor de kiwis, estableció por primera vez una meta formal de inflación, algo que se convertiría en la norma que hoy rige en casi una treintena de países en el mundo. Los neozelandeses incluso lo llevaron al extremo de bajarle el sueldo a su banquero central si no alcanza el objetivo.

En la región, el pionero fue Chile en 1991, con una inflación por entonces de dos dígitos, muy lejos del 3,4% que arroja el avance de precios en los últimos 12 meses. Para fines de los noventa se sumarían Brasil, Colombia y México y un poco más tarde Perú (2002). Mientras que el mundo desarrollado tiende a manejarse con un objetivo de 2% y de hecho, enfrente hoy los riesgos de la deflación, en América latina las metas son algo menos estrictas y lo cierto, es que no muchos las cumplen. Brasil registró casi 11% de inflación en 2015, la más alta en 13 años, con una meta de 4,5% y una tolerancia de dos puntos porcentuales más (6,5%). En Uruguay, por ejemplo, donde también se usan metas, el límite es de 7%, pero la inflación en los últimos 12 meses fue de 9,5%.

El contexto ayuda a entender mejor dónde está parada la Argentina con su meta de 12-17% para el año que viene y el recorrido de "normalización" que queda por delante. A agosto, en el último año los precios se dispararon 37%. Sturzenegger pone sobre la mesa un compromiso que desafía las expectativas. De eso se trata. Un régimen en el que la entidad pone en juego su credibilidad en una pulseada por marcarle la cancha al mercado.