Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Mercados anticipan gran volatilidad para la noche en que se vote el Brexit

El referéndum que va a definir la permanencia o no del Reino Unido dentro de la Unión Europea cierra el próximo jueves a las 22:00 horas. A partir de ahí, y hasta que se conozcan los resultados a la mañana del día siguiente, puede ser un verdadero caos para las bolsas de todo el mundo

Mercados anticipan gran volatilidad para la noche en que se vote el Brexit

Suena raro que todo un país esté pendiente de una elección donde los primeros boca de urna serán encargados por bancos, hedge funds y otras entidades financieras. Pero eso es lo que va a suceder este jueves 23 de junio en todo el territorio británico, cuando se lleve a cabo el referéndum que definirá si el Reino Unido permanece o no dentro de la Unión Europea (UE).

A medida que se acerca la fecha crucial, los mercados financieros internacionales ya empezaron a mostrar evidentes signos de nerviosismo y una creciente volatilidad, ante la posibilidad de que la opción "Leave" (abandonar) supere a "Remain" (permanecer). Justamente, en los últimos días el índice FTSE100 de la Bolsa de Londres acumula una caída superior al 5% y la libra esterlina pierde más de 2% después de que se conocieran encuestas que daban ganadora a la opción separatista.

En realidad, lo más objetivo que se puede decir en estos momentos es que la votación va a ser muy pareja, aunque no tanto como las que últimamente se dieron en Austria y Perú para elegir nuevos gobiernos. Si la paridad no fuera el caso, ningún operador o analista financiero anticiparía una noche de gran incertidumbre y volatilidad para el próximo día 23.

Es que los comicios tienen previsto cerrar a las 22:00 (las 18:00 hora Argentina) y, a partir de ahí, se espera una noche en vela y comiéndose las uñas para miles de inversores, analistas y operadores que ya habrán apostado por una de las dos opciones en juego.

De todas formas, nadie va a estar dispuesto a esperar hasta la mañana siguiente para conocer los resultados oficiales; todos van a buscar con ansiedad los boca de urna para tratar de interpretar hacia dónde va la tendencia. "Si el resultado se aclara rápido, vamos a asistir a variaciones violentas de la libra esterlina y los hedge funds tendrán mayor interés en dar a conocer los resultados de las encuestas que contrataron para maximizar sus ganancias", afirmó el analista Declan McEvoy, de CoalFace. "Fuertes variaciones de la libra confirmarán quién fue el ganador del referéndum, con una probabilidad de error bastante baja", agregó.

Pero si el resultado es bastante ajustado, como prevén todos en la City londinense por estos últimos días, ya se sabe que la noche del 23 al 24 va a ser intensa. Porque los inversores van a tener dudas de hacia dónde moverse. Por más que las bolsas europeas están cerradas durante la noche (no las asiáticas), el mercado de cambios funciona las 24 horas, así que es hacia ahí que se va a dirigir toda la volatilidad, en la visión de los analistas.

Equipos de emergencia

Los principales afectados por el tsunami que se espera son las entidades financieras, las cuales se han venido preparando con planes de contingencia para el Día D. Todas han tenido un perfil bajo, pero no hay una que no haya previsto guardias reforzadas para esta noche histórica.

"Pusimos en marcha un dispositivo especial articulado con nuestra plataforma de Nueva York para que nuestros clientes tengan un acceso permanente a un interlocutor y así asegurarse la liquidez de sus colocaciones", afirmó un alto responsable de un banco británico.

En la City se sabe que el HSBC, JP Morgan, RBS y Barclays se están preparando, tanto en Londres como en Asia y Estados Unidos, para atender desde sus múltiples oficinas toda eventualidad que surja en cualquier momento de la ya célebre noche. Incluso para enfrentar escenarios catástrofe que se han venido insinuando, como que la libra se deprecie hasta un 40% contra el dólar en menos de un minuto.

 

Dónde relocalizarse

Pero los bancos no están únicamente pendientes en ver cómo afrontar la volatilidad e incertidumbre que se prevé para la noche del 23. También, y sobre todo si termina triunfando la opción euroescéptica, han venido evaluando dónde convendría mudar sus negocios financieros dentro de la UE para minimizar la pérdida que significaría separarse del continente.

El premio es enorme, ya que los especialistas saben que la City de Londres perdería el estatus de principal plaza financiera de Europa, pero nadie se atreve a predecir quién se quedaría con tal preciado trofeo. En caso de Brexit, los bancos que se queden en Londres perderían su derecho de vender sus productos y servicios financieros dentro de la UE, de ahí que sea tan importante prepararse para la eventualidad de una mudanza masiva.

Entre los candidatos, figuran las principales plazas financieras continentales: París, Frankfurt, Ámsterdam y Milán, y otras no tan grandes como Luxemburgo o Dublín. De acuerdo con Bloomberg, desde el punto de vista técnico y fiscal, JP Morgan, Goldman Sachs, Morgan Stanley y HSBC se inclinan por Dublín y Luxemburgo. Pero el problema es que ambas opciones no están preparadas para recibir ni siquiera a una parte minoritaria de la enorme masa salarial que trabaja en Finanzas desde Londres.

De acuerdo con Kiril Courboin, CEO de JP Morgan para Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, si se quisiera mudar a tan sólo un 10% de los 300.000 empleados especializados en operaciones en euros a alguna de estas dos ciudades, ambas quedarían saturadas. "Es difícil relocalizar en Dublín o Luxemburgo a traders que están acostumbrados a un estatus y calidad de vida altos. Estas ubicaciones alojarán oficinas de back office.

Seguramente habrá que transferir a los ejecutivos a sus países de origen", añadió. De esa forma, en la pelea de fondo por ver quién se queda con el botín mayor del mercado financiero londinense, sólo quedan París y Frankfurt arriba del ring. A menos que la "Remain" gane el referéndum y todo termine siendo un mal sueño.