Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Melconian, los dólares del colchón y los astronautas de la NASA

Melconian, los dólares del colchón y los astronautas de la NASA

Mientras el gabinete económico cuenta las monedas que le dejó su ‘salida’ por el mercado local donde consiguió más de u$s 400 millones de abajo del colchón, el Banco Nación (a estas alturas todo un think tank económico paralelo) acaba de sellar un acuerdo que podría acelerar la próxima llegada de los astronautas de la NASA a Bariloche.

Concretamente en esa ciudad de Río Negro funciona el INVAP, la empresa rionegrina que pertenece al Estado provincial pero que se maneja con autarquía. El INVAP ‘vive’ de lo que factura, cuenta con más de 1000 empleados y en 2015 registró una ganancia total de $ 89 millones, antes de la distribución del 15% de sus dividendos entre sus empleados.

Para muchos en el Gobierno se trata de una empresa que debe dejar huella en el resto de los emprendimientos del Estado. Por eso no es difícil de entender que el propio Banco Nación que conduce el economista Carlos Melconian haya autorizado en las últimas horas al INVAP con un límite de crédito de hasta u$s 13,5 millones destinado al financiamiento para el desarrollo de tecnologías de avanzada.

“Queremos que el Banco Nación sea un motor del crecimiento nacional y ayude a producir nuevas fuentes de trabajo para los argentinos. Es por eso, que apoyamos a empresas como INVAP”, se lee en las declaraciones del propio Melconian, que se reunió con el Gerente General del INVAP, Héctor Otegui.

Según trascendió, el año pasado el jefe la agencia espacial estadounidense, Charles Bolden, visitó la sede de la empresa rionegrina junto al embajador Noah Mamet. Desde entonces, muchos de los empleados que colaboraron en la construcción del ARSAT 1 y el ARSAT 2 habían experimentado algo parecido a la incertidumbre cuando pareció interrumpirse el desarrollo de la tercera versión del satélite. Hoy, esa incertidumbre parecería haber trocado en entusiasmo por la posibilidad de volver a trabajar en conjunto con la agencia espacial estadounidense NASA en el desarrollo del próximo satélite. En cuanto a la visita de los astronautas de la NASA, sería a modo de cortesía.