Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Matín Polo: "El atraso cambiario llegó para quedarse"

Matín Polo:

–¿Cómo evalúa la decisión del Banco Central de elevar el cupo de compra de divisas de u$s 2 millones a u$s 5 millones mensuales?
–El BCRA quiere dar la pauta de que está en un momento de abundancia de dólares. En sí misma, la medida no va a tener muchas implicancias, dado que el 80% de lo que actualmente sale por formación de activos extranjeros no llega a superar el tope vigente de u$s 2 millones. Creo que el Banco Central busca dejar asentado la idea de que un mercado cambiario único y libre es posible.


–¿No puede tener un impacto en la política monetaria que viene llevando adelante el Central?
–Actualmente, la salida de capitales está bajando. Es una situación muy diferente a la que tenías cuando estaba el dólar ahorro y la compra de divisas estaba limitada a una x cantidad. El cupo de u$s 5 millones por mes aparece como algo simbólico en este contexto, una señal del cambio de rumbo de la política monetaria.
–Quizás lo que se está buscando es evitar que la apreciación de la moneda continúe...
–Todo depende de las expectativas por el tipo de cambio. Hoy en día, el mercado cambiario está holgado; a pesar de que el sector de exportaciones no agrícolas encuentre algunas dificultades. El Central tiene la intención de demostrar que no interviene en el mercado de cambios y lo deja flotar.


–¿El dólar encontró un piso?
–Creo que el tipo de cambio estaría cerca de su piso. Un dólar por debajo de los $14 no es sostenible. De todas formas, el tipo de cambio está atado a las decisiones políticas, mientras que por un lado es fundamental que se le otorgue volatilidad a la cotización de la moneda, políticamente no se pueden alentar expectativas de devaluación, en un contexto en el que éstas deben anclarse para quitar presión inflacionaria sobre la economía. Sin embargo, y aunque les moleste a los empresarios, el atraso cambiario llegó para quedarse.


–¿Hay riesgos de que se pierda la competitividad alcanzada con la devaluación?
–No. La situación es muy diferente a la del año anterior, con una devaluación acumulada del 60%. Hay una mejora parcial del tipo de cambio real, ya que para fin de año, esta devaluación se va a mantener muy por encima de la inflación, que nosotros calculamos que estará entre el 32% y el 37%. Todo esto, en un contexto global en el que el dólar ha comenzado a depreciarse.