Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Más spread contra el plazo fijo e inversores vuelven a Lebac

El Banco Central intervino en el mercado secundario de Lebac y subió su tasa. Hoy, la letra más corta paga 24,25% mientras que la tasa de plazos fijos perfora mínimos. Con una brecha que oscila entre el 5% y el 7%, tanto los ahorristas como los bancos vuelven a posicionarse en Lebac. Hay diferencias de costos si se las licita, si se las toma en el mercado secundario o si se invierte a través de un fondo

Más spread contra el plazo fijo e inversores vuelven a Lebac

Las tasas de los plazos fijos (tanto mayoristas como minoristas) siguen deprimidas, lo cual agranda su spread con respecto a los retornos que ofrecen las Lebac en el mercado primario y secundario. En ese contexto, los ahorristas que se habían alejado de las Lebac a partir de la baja de tasas impulsada por el Banco Central (BCRA) desde la segunda mitad del año pasado, vuelven a interesarse en estos instrumentos.

El viernes, la tasa Badlar de los bancos privados cerró en 18,93%, mientras que la de plazos fijos a 30 días quedó en 17,41%. En tanto, la última licitación de Lebac a 35 días en el mercado primario se hizo con un interés de 22,25%. Si bien hay una diferencia de 5 días, es clara la tendencia a favor de las últimas.

El mayor atractivo, sin embargo, se presenta en el mercado secundario. Allí, el BCRA intervino para hacer subir las tasas de las Lebac, en un intento por captar liquidez y contener las crecientes expectativas de inflación. Como consecuencia, hacia el fin de la semana pasada las Lebac más cortas (que vencen el 19 de abril) ofrecían tasas de 24,25% en el mercado secundario, mientras que las que caducan en mayo daban rendimientos de 23,6%. En ese marco, el spread entre el plazo fijo y las Lebac volvió a estar cerca del 5% y es similar al que se veía en algunos meses del año pasado (como enero, mayo, junio y julio), cuando la tasa de las Lebac superaba el 30% y la Badlar, el 25%.

"En el mercado primario, el spread entre el plazo fijo y la Lebac que vence en abril es de 500 puntos básicos; en el secundario, llega a los 700. Se volvió a spreads máximos después de varios meses y se vuelve a poner sobre el tapete la inversión en Lebac, aunque muchos nunca la abandonaron", señaló Juan Pablo Vera, operador de Tavelli y Cía. Y agregó: "El cliente más conservador, que debutó en el mercado durante el boom de las Lebac, sigue porque la rentabilidad es muy superior a la del plazo fijo. De a poco, vamos tratando de mostrarle otras alternativas".

Una cuestión no menor para los minoristas es la comisión que deben pagarle a su agente de bolsa para poder invertir en Lebac. Varios intermediarios aseguraron que, si bien los aranceles impactan más sobre las letras más cortas, su influencia no le quita atractivo a la inversión. "Las comisiones no superan el 1,5% nominal anual. Nosotros cobramos 0,1% en las Lebac de corto plazo", afirmó Sebastián Arena, director de Bavsa. En la práctica, esto significa que si el cliente percibió durante un año una tasa de 24,25%, al restarle la comisión del agente se queda con 22,75%, lo cual sigue siendo mejor que un plazo fijo bajo los valores actuales.

Para quienes a pesar de eso quieren reducir al mínimo el pago de comisiones, existe la posibilidad de invertir en Lebac a través de un fondo común de inversión de los que se conocen como "real money" o "T+1". "En estos fondos, que tienen un porcentaje importante de posiciones en Lebac, el minorista no percibe un impacto tan directo de las comisiones", comentó Juan Pablo Vera. "Hoy, los fondos logran compensar los aranceles agregando a su portafolio letras provinciales que rinden un poquito más que las Lebac", completó Sebastián Arena.

Durante los últimos días, los bancos desarmaron sus posiciones en pases y también volvieron a las Lebac. El movimiento se explica tanto por la diferencia de tasas como por una cuestión impositiva. Mientras las Lebac pagan 24,25% en el mercado secundario, los pases pasivos ofrecen una tasa de 24% sobre la que las entidades, además, deben abonar ingresos brutos. En consecuencia, el interés que los bancos obtienen por pases está dos puntos por debajo del que perciben por Lebac.