Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Martín Polo: "En agosto, el Central podrá alcanzar una tasa real positiva de 4%"

Martín Polo:

Para el economista jefe de la consultora Analytica, la decisión del BCRA de extender su pausa en la baja de tasas apunta al objetivo de mantener la tasa real positiva en torno al 4%.

–¿El Gobierno dice que la inflación ha comenzado a ceder pero el Banco Central no convalida eso en las tasas?
–Vemos que la inflación está bajando: en mayo fue del 4%, en junio del 2,6% y en julio consolida la tendencia en 2,2% y para agosto esperamos que sea de 2% o incluso menor. Es cierto que la disminución es cada vez menor, pero el proceso de desinflación se consolida, lo que puede permitirle al BCRA llegar a fin de año con una tasa de 2% o 1,5%. En ese sentido, en la última licitación el BCRA incluyó un nuevo elemento en su política: el objetivo de mantener la tasa real positiva en torno al 4%. Con una inflación en julio de 2,2% y una tasa anualizada de 30.25%, logró compensar la tasa de interés real. Está viendo que en agosto, con una inflación de 1,9% puede cumplir su objetivo de tasa real positiva en el 4%. Según las estimaciones del REM para agosto se esperaba una inflación de 1,9%. Si esta semana se mantiene esa premisa, el BCRA no tendrá excusa para no bajar las tasas a partir del mes que viene. La incógnita será la velocidad con la que el Central apunte a llegar a ese 4% de tasas real positiva.

–¿Mantener las tasas en 30.25% puede tener impacto en mercado cambiario?
–Creo que la tasa en ese nivel permite seguir apostándole al peso, ya que con tasas reales positivas el riesgo de pérdida de valor de la moneda desaparece. Con un dólar estable desde la perspectiva del mercado cambiario, apuntalado por el ingreso de capitales financieros que permitirá compensar la floja performance de las exportaciones, el que apueste al peso va a ganar. Estas tasas, sumadas a la apertura financiera, una baja de la inflación y una estabilización de la economía, luego de la peor etapa de acomodamiento de precios relativos, nos va a permitir hablar de cosas más normales, va a haber menos diferencia entre los distintos índices que miden la inflación.

–¿Peligra la recuperación económica con las tasas en este nivel?¿Cómo pueden responder las tasas de los bancos?
– Mantener las tasas alrededor del 30% demora un poco el despegue de crédito en pesos, aunque no lo elimina. Vemos una recuperación en los depósitos, que le otorga gran liquidez a los bancos, lo que puede presionar a bajar la tasa Badlar y finalmente esto trasladarse a las tasas activas.

–¿Cree que el blanqueo podrá tener impacto en el mercado cambiario?
–Será muy positivo, ya que se va a poner a trabajar plata que no está en el sistema. Ya sea que parte se la quede el Estado mediante un impuesto, o vaya a lo bonos o las inversiones, se pone en marcha la rueda. Esto es importante para las necesidades financieras del Gobierno, que podrá hacer frente a los vencimientos de deuda, financiar la caja y de esta manera despejar muchas dudas actuales del programa económico y ponerse a pensar en la Argentina del mediano plazo. Sin embargo, el atraso cambiario, viéndolo en términos del tipo de cambio real, no va a tener grandes movimientos. Vemos al dólar en diciembre entre los $15.50 y los $16/ $16.20. Con el tipo de cambio flotante, seguramente va a haber oscilaciones. No vemos motivos para preocuparnos en cuanto al flujo de capitales, que va a permitir solventar falta de competitividad del país a la hora de exportar.