Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Mario Draghi afirmó que buscará mantener los estímulos monetarios

"El riesgo más grande proviene de la posibilidad de que la recuperación no avance y se estanque", dijo el presidente del BCE ante miembros del Parlamento Europeo

Mario Draghi, presidente del BCE

Mario Draghi, presidente del BCE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, advirtió que la recuperación económica a nivel mundial afronta "incertidumbres políticas y económicas significativas". Sin embargo, el ejecutivo dijo que la recuperación continuará, aunque con niveles de crecimiento moderados.

En una exposición ante los eurodiputados de la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo en Bruselas, el número uno del BCE aprovechó para defender su política de estímulos fiscales: "Se espera que esta tendencia gradual al alza continúe, en buena parte, gracias a nuestras medidas de política monetaria", aseveró. El BCE definirá la semana que viene si extiende más allá de marzo su programa de compra de activos por 1,74 billones de euros (lo que equivale a 1,84 billones de dólares). Esta fue la pieza central de la política de estímulo impulsada por Draghi, lo que le valió fuertes críticas de parte de quienes consideran que generó burbujas en los precios de los bonos y las propiedades.

El banquero italiano apuntó que las mayores incertidumbres durante los próximos meses provendrán de las amenazas geopolíticas pero destacó la "resistencia" de la economía europea pese al inestable contexto. Asimismo, afirmó que no se puede dar marcha atrás con las reformas emprendidas durante la crisis si se quiere afianzar la recuperación. "El riesgo más grande proviene de la posibilidad de que la recuperación no avance y se estanque", dijo el presidente del BCE. Bajo su mandato, la entidad empujó sus tasas de interés referencial por debajo de cero, compró bonos por 80.000 millones de euros mensuales, dio préstamos a bancos y redujo los costos de endeudamiento para acercar la inflación de la zona euro a la meta de la entidad, de casi un 2%. En octubre, el índice de precios tuvo un leve repunte: alcanzó el 0,5% y se espera que supere el 1% el año que viene.

No obstante, Draghi dijo que los miembros del BCE buscarán formas de preservar el estímulo cuando se reúnan el 8 de diciembre y consideren las distintas opciones para su programa de compra de bonos. "En nuestro encuentro de política monetaria en diciembre evaluaremos las múltiples opciones que permitirían al Consejo de Gobierno preservar el grado sustancial de expansión monetaria necesario para asegurar la convergencia sostenida de la inflación", manifestó el italiano.

Al mismo tiempo, Draghi se mostró favorable a la idea propuesta por la Comisión Europea de que los países aporten un estímulo fiscal idealmente igual al 0,5% del PIB de la eurozona (unos 50.000 millones de euros) como medio para impulsar el crecimiento, siempre y cuando los estados cumplan con las reglas de disciplina fiscal establecidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.