U$D

MIÉRCOLES 27/03/2019

Marcó del Pont ya perdió u$s 3.000 millones de sus reservas en lo que va del año

El viernes pasado vendió u$s 160 millones en el spot. Acumula venta de billetes por cerca de u$s 1.400 millones durante septiembre. Aún tiene “poder de fuego”

Tal como preveía el mercado, y al contrario de lo que deslizaban en pasillos oficiales, las reservas internacionales del Banco Central están cayendo vertiginosamente este año. Por los pagos de deuda y la dolarización constante de los inversores, el Central perdió la holgura que supo tener años atrás para acumular dólares y hacer crecer sus reservas. Las mismas, en lo que va de este año, ya caen u$s 3.127 millones (en línea con las estimaciones de las consultoras privadas). Es más, están muy cerca de perforar los u$s 49.000 millones, niveles de mediados de junio del 2010. Si hoy el Central vende divisas, y si no aplica alguna “contabilidad creativa”, las reservas deberían bajar de ese umbral.
La semana pasada terminó otra vez con el BCRA vendiendo billetes verdes en el mercado contado. El viernes soltó alrededor de u$s 160 millones para controlar el dólar, clausurando un rojo semanal de aproximadamente u$s 400 millones vendidos y un total en lo que va de septiembre de u$s 1.400 millones volcados al mercado para saciar el apetito por billetes verdes. Este mes se encamina a finalizar con un rojo de u$s 2.000 millones vendidos por la autoridad monetaria, el segundo consecutivo con venta neta de dólares (en agosto sacrificó u$s 1.176 millones).
La problemática para el Central no es menor. Más allá de que aún mantengan reservas en niveles suficientes (lo que ellos llaman “poder de fuego”), los cartuchos son cada vez menos. Además, una de las funciones primordiales de este BCRA es ceder dólares al Tesoro para pagar deuda a bonistas. El margen de la generosidad, sin que se empiece a plantear problemas de cobertura de los pesos emitidos en la calle, también empezará a ser cada vez menor.
En lo inmediato, la estrategia del BCRA es dejar pasar el tiempo. Seguirá vendiendo dólares hasta por lo menos octubre (por las elecciones) y “maquillando” de alguna manera la caída de reservas con préstamos de bancos centrales del exterior. Se estima en el mercado que el endeudamiento del BCRA ya supera los u$s 2.000 millones cuando hace poco eran menos de la mitad.
“Las reservas que el BCRA todavía posee permiten que las autoridades económicas tengan cierta espalda por el momento, pero el deterioro del contexto financiero internacional no hace más que acortar los tiempos. Todos los agentes del mercado
reconocen el poder de fuego del BCRA, pero también es evidente que pagando deuda con reservas y sin acudir al financiamiento externo, en el 2012 el balance de la autoridad monetaria se deteriorará sensiblemente debido a la venta de divisas para hacer frente a la persistente fuga de capitales”, sostiene un informe de Delphos Investment.
Lo cierto es que la fuga de divisas en torno a u$s 3.000 millones por mes seguirá presionando a Marcó del Pont. Es virtualmente imposible que las reservas tengan una tendencia ascendente a lo sumo que la crisis global desaparezca (algo hoy no contemplado). El Central seguirá tratando de sacrificar la menor cantidad de dólares en el contado, operando en los mercados de futuros y luego (si la estrategia de subsidiar el tipo de cambio fracasa) compensar esa diferencia soltando pesos a los inversores. Así, por lo menos, los dólares no se usan y por ende no caen más las reservas.