Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Malestar en la industria de fondos cerrados por demoras en las aprobaciones

Malestar en la industria de fondos cerrados por demoras en las aprobaciones

Aunque habían recibido la ley de sinceramiento fiscal con optimismo, ya que esperaban que le diera un impulso a la industria de fondos comunes de inversión cerrados –inexistente a estas alturas en el país–, ahora las administradoras de fondo expresan cierta frustración y enojo.

Por un lado, porque a poco menos de dos meses que termine el plazo establecido por la Ley para adherirse al blanqueo de capitales, sólo 9 fondos de inversión cerrados cuentan con el visto bueno de la CNV para comenzar a operar.

Por otro, porque la demora en el tratamiento de la Ley de Mercado de Capitales, que ingresó al Congreso a fines de noviembre pero aún no tiene fecha exacta para su tratamiento, desalentó a muchos de los fondos que estaban en danza. La sanción de esta ley es clave para esta industria: incluye la quita de la doble imposición tributaria que rige actualmente sobre los fondos cerrados.

A esto se suma el debate por el gravamen de la renta financiera que se dio en diciembre entre los legisladores, cuando se trataba la suba del mínimo no imponible de Ganancias, que tendió un manto de duda sobre el futuro de las inversiones.

Ayer la CNV aprobó el primer fondo de inversión cerrado para invertir en energías renovables, lanzado por Cohen S.A. "Es el primer fondo que invertirá puramente en energías renovables de la Argentina. Es un hito", afirmó Jackie Maubré, directora de Cohen S.A. "El objetivo invertir en proyectos, que ya fueron aprobados por el Gobierno, para ampliar la matriz energética. Se trata de un sector en el que hasta ahora los inversores no podían llegar y ahora pueden canalizar su ahorro en la economía real, en un segmento tan importante para el desarrollo del país", detalló.

Con el de Cohen, son nueve los fondos cerrados que ya pueden salir a buscar cuotapartistas. Sólo uno ya lo hizo: Casas Arg, un fondo de real estate de Allaria, que logró captar casi u$s 30 millones antes de la fecha límite del 31 de diciembre del año pasado.

La gran mayoría de los fondos aprobados esperarán hasta febrero para comenzar su etapa de suscripción y así captar a los blanqueadores rezagados que eligieron esperar hasta el último tramo del sinceramiento para adherir. La fecha límite del blanqueo es el 15 de marzo.

Norberto Mathys, vicepresidente del Banco de Valores– entidad que es custodia del 90% de los fondos que ya han sido aprobados– expresó: "Había mucha expectativa con la ley de mercado de capitales y al no ser tratada, hizo que algunos fondos desistieran. Pero nosotros somos custodios de varios fondos estimamos que serán autorizados en los próximos días. Entendemos que la CNV está siendo cuidadosa de los fondos que finalmente aprueba, al tratarse de un producto tan novedoso y que en definitiva va a tener un impacto en la economía real".

Miguel Arrigoni, CEO de First Corporate Financial Advisors, que lanzó un producto para canalizar este tipo de inversiones al agro, coincidió: "Excepto la CNV, nadie está ayudando a los fondos. Los legisladores que hablan de la renta financiera y siguen sin entender que el financiamiento es necesario para el trabajo y quieren gravar lo que nunca entendieron. También los contadores, que con tal de cobrar sus honorarios aconsejan pagar la penalidad que impone la ley, cuando si ese dinero que se blanquea fuera a la cuotaparte de un fondo, el blanqueador obtendría una renta muy superior... No cooperan a que esta industria, que a la larga genera empleo, despegue".

La queja de muchas administradoras de fondos y desarrolladoras es justamente esa. "El más afectado a la larga es el desarrollador, que esperaba contar con un capital de X millones de dólares en marzo para poner en marcha su proyecto, que iba a involucrar a mucha mano de obra y ahora todo quedó en nada", dijo un ejecutivo del sector.