Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los precios suben igual que en enero 2014 con el doble de avance del dólar

Calculan que sólo el 20% de la suba del dólar fue a parar a precios, frente a más del 50% en 2014. Alertan sobre los movimientos del dólar posteriores a diciembre

Los precios suben igual que en enero 2014 con el doble de avance del dólar

El traslado a precios de la devaluación de diciembre pasado es sustantiva y dolorosa para los bolsillos argentinos pero, según analistas, al Gobierno le queda el consuelo de la comparación. Mientras que en enero de 2014 el ministro de Economía, Axel Kicillof, comandó un salto del dólar del 26% que se tradujo en una inflación del 13% en un trimestre, el ministro Alfonso Prat Gay obtuvo el mismo resultado en precios tras mover el dólar 52%. En la jerga de los economistas el "pass trough" de dólar a precios está más controlado hasta el momento, aunque algunas voces advierten que el efecto en la inflación de la suba de la divisa posterior a diciembre todavía está por verse.

En sus informes más recientes, distintos analistas coincidieron en señalar que aunque la velocidad a la que avanzan los precios no deja de ser preocupante (4,1% en enero según la Ciudad de Buenos Aires), se contuvo buena parte del traspaso a precios de la suba del dólar.

"Entre el mes de la devaluación y los dos posteriores se habría acumulado un aumento de precios cercano al 13%. En el mismo período, el tipo de cambio aumentó 52%.", señaló el economista Federico Muñoz en su informe semanal. "Para evaluar esta dinámica inflacionaria reciente, es pertinente compararla con la posterior a la devaluación de 2014. En el primer trimestre de aquel año, la inflación acumulada también fue de 13%, pero el tipo de cambio había subido apenas 26% en el período; la mitad que en estos tres últimos meses", añadió.

La consultora Economía & Regiones, que era comandada por el actual ministro del Interior Rogelio Frigerio, coincide en el análisis. "De acuerdo con todas las mediciones de los dos primeros meses post sinceramiento cambiario, la presente aceleración inflacionaria es menor que la registrada en 2014, aún cuando la actual devaluación es de casi el doble de la que implementó Kicillof. Actualmente, la anualización de la inflación de los dos primeros meses post devaluación es entre 10 y 15 puntos porcentuales menor que en 2014", publicó la firma en su propio informe semanal.

La principal causa mencionada para ese menor impacto inflacionario está la activa política de absorción de pesos que lleva adelante el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger (sacó $ 200.000 millones de la calle vía Lebac y redujo así el ritmo de avance de la masa monetaria del 45% al 27% interanual).

Pero aunque en principio ese logro permitiría creer posibles las expectativas de Prat Gay de que la inflación termine dentro del rango del 20% al 25% punta a punta este año, algunos análisis alertan sobre riesgos.
El ex presidente del BCRA y titular de la Fundación Capital, Martín Redrado, es el más severo con el actual equipo económico. El economista calcula que el traslado a precios fue del 20% de la devaluación, frente al 54% de traslado que tuvo lugar en enero de 2014, es decir que aprueba la salida del cepo, pero alerta sobre el manejo del dólar en las semanas que siguieron.

"Entendemos que el BCRA quiera imprimirle volatilidad a la divisa y hasta inclusive que lo haya hecho a estos niveles, si en definitiva entre su oferta de u$s 100 millones a $14.75 (primer día de liberación del cepo) y los $ 15,20 de ayer se acumuló una inflación del 10%", señaló el informe de Fundación Capital.

Por último, señala lo que a su entender es el riesgo de sostener tasas de interés bajas en comparación al avance del dólar para sostener el nivel de depósitos. "El BCRA debe entender que todavía somos una economía dolarizada y que como tal no es sustentable que la tasa de devaluación corra persistentemente por arriba de la tasa de interés", concluyó.