Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los precios de acciones y bonos dan por hecho un cambio político en Brasil

Ayer Dilma Rousseff hizo su descargo frente al Senado. El Ibovespa y el real ganan mucho desde que fuera suspendida. A futuro el desafío para nuevas subas es el crecimiento

Los precios de acciones y bonos dan por hecho un cambio político en Brasil

Dilma Rousseff hizo su descargo ayer ante el Senado luego de ser acusada por casos de corrupción que la marginaron de la presidencia de Brasil en el marco de un proceso de juicio político. Pero desde su desplazamiento y la asunción de Michel Temer en mayo, los mercados habían reaccionado con importantes subas, que ayer se repitieron. Ahora, los índices de ese país parecen dar por hecho el fin de la era de Dilma.

Las acciones de Brasil cotizantes en Wall Street mostraron avances con Petrobras a la cabeza subiendo un 4%, igual que Gol mientras que Vale subió cerca de un 3% de igual manera que Itaú y Bradesco. Por su parte, el índice en dólares de Brasil (iShares MSCI Brazil Capped ETF- EWZ) finalizo la sesión del lunes con una ganancia del 3%, resumiendo la suba promedio que han tenido la mayoría de las acciones brasileras. El dólar mientras tanto recorto posiciones del orden del 0,65% para finalizar la sesión del lunes en 3,24 reales.

La sesión del lunes es un breve reflejo de expectativa de cambio político con la que viene operando el mercado financiero en los últimos meses, principalmente en lo que va del 2016, colocando a los activos de riesgo brasileros entre los mejores posicionados a nivel global en cuanto al rendimiento que han sabido mostrar. El real acumula a valores actuales, una apreciación del 31% desde los máximos de 4,25 que supo acceder en el 2015 mientras que las acciones mencionadas se encuentran mostrando subas de tres cifras porcentuales como el caso de Petrobras subiendo un 240% desde enero, acciones como Vale han generado avances del 162%, Bradesco se ha recuperado un 148% desde los mínimos de enero y Itau sube un 105% desde comienzo de año. En promedio las acciones en Brasil han subido un 95% medido por el ETF (EWZ) que subió un 95% este año en dólares.

Según Ezequiel Halfon, operador del mercado argentino y brasilero, una vez despejado el tema político muchos fondos internacionales que todavía miraban a Brasil con cierta desconfianza se animan. "Si bien ya vimos un rally muy importante en el Ibovespa, creo que el mismo está a mitad de camino, y el próximo gran desafío brasilero es el crecimiento y el corregir los desequilibrios en el endeudamiento de las empresas". Halfon es optimista a mediano y largo plazo con Brasil, independientemente del precio del petróleo el cual podría afectar la cotización en el corto plazo pero no alterar la trayectoria de mediano y largo plazo.

Gustavo Segré, Socio director de Center Group responde la pregunta sobre si el Brasil después de Dilma, es tan favorable como se espera y el analista considera que si, de hecho sostiene que las variables ya se acomodaron y dieron por sentado que Dilma se va y por ello es que subió el Ibovespa de la mera en que subió y por ello también se explica la apreciación del tipo de cambio y la caída del dólar en los últimos meses. "Falta ahora que tal expectativa se traslade a la economía real y que las empresas, sabiendo cual va a ser la política económica hacia el futuro con más equilibrio fiscal sin derroche, retomen la senda de la contratación y posterior reactivación de la economía en su conjunto", dijo.

El punto de quiebre será en el último trimestre de 2016 y el crecimiento lo comenzaremos a ver a partir de 2017. El escenario actual es similar al de los años 97-98 cuando tanto Argentina y Brasil crecieron los dos al mismo tiempo, siendo tal fecha los años de oro del Mercosur. En la misma línea considera factible la especulación política, económica y financiera de un cambio real a partir del 2018, algo similar como lo que vimos en argentina desde 2013 cuando la derrota electoral del FPV disparó especulaciones con un cambio político.