Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los plazos fijos no se recuperan y diciembre acelera la salida

Según economistas, diversas causas explican el derrumbe de los depósitos: tasas poco atractivas, dolarización de carteras, pago de aguinaldos y volatilidad externa.

Los plazos fijos no se recuperan y diciembre acelera la salida

En los primeros días de diciembre, los depósitos a plazo fijo del sector privado cayeron a niveles que no alcanzaban desde comienzos de julio pasado, aunque en aquel momento la tendencia era alcista y no declinante, como en la actualidad. Según los datos del Banco Central (BCRA), los depósitos empezaron el último mes del año en $ 510.375 millones y cayeron durante todo el mes hasta los $ 488.767 millones registrados el 19 de diciembre.


Las variaciones promedio mensuales en el saldo de depósitos a plazo fijo mostraron un descenso en los últimos meses desde las máximas variaciones positivas registradas en junio y julio (en ambos casos, los depósitos habían aumentado algo más $ 13.000 millones en el mes). En agosto, el incremento promedio decreció hasta unos $ 11.000 millones pero en septiembre, el crecimiento de los plazos fijos se redujo a la mitad; y en octubre marcó un mínimo de $ 344 millones. El undécimo mes del año mostró una mejoría respecto a los 30 días previos, con una variación promedio positiva de $ 6875 millones. Diciembre, como suele ocurrir, se perfila como el mes con la peor variación promedio del año: en los 19 días contabilizados por el BCRA hasta el momento exhibe una variación promedio negativa de $ 13.067 millones.


La principal causa que señalan los economistas para justificar el descenso de los depósitos es la baja en la tasa de interés que se paga a los ahorristas y la brecha con respecto al rendimiento de las Lebac: "Es una cuestión de la brecha entre la tasa de plazo fijo y de la de las Lebac, que es de un 80%: un plazo fijo paga entre 18% y 19% mientras que la Lebac ofrece un 24,75%. Esto complica la bancarización porque la escasez de plazos fijos no permite al sistema generar intermediación financiera y cobrar por eso. Además, interrumpe el crédito a largo plazo: los bancos acumulan liquidez y la destinan solamente a préstamos al consumo, que son a corto plazo y tienen tasas altas", sostuvo Martín Polo, de Analytica.


Otra cuestión que traccionó el derrumbe en los plazos fijos fue la dolarización de carteras. Así lo explicó Federico Furiase, de Estudio Bein: "En los últimos meses, el BCRA bajó las tasas y la expectativa de devaluación fue en alza, en un contexto de expansión de la base monetaria y volatilidad externa. En ese marco, algunos inversores optaron por desarmar sus posiciones en pesos y pasarse a las Letras del Tesoro en dólares, que tienen un rendimiento anual del 3% en moneda estadounidense y pueden suscribirse en pesos o en dólares".


Amilcar Collante, economista de Cesur, también mencionó la migración hacia el dólar y agregó otra posibilidad: "En la última etapa hubo mucha incertidumbre por el efecto Trump: hubo movimiento de monedas y dolarización de carteras.


También influyó el ruido sobre el posible gravamen a los plazos fijos que se discutió en el Congreso y que finalmente no se sancionó". El declive en los depósitos también pudo haber estado impulsado por una cuestión estacional. Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, señaló: "En diciembre las empresas necesitan más efectivo, por ejemplo, para el pago de los aguinaldos. Por lo tanto, retiran fondos para afrontar esas obligaciones. El dinero que se va de los plazos fijos por esta razón se incorpora a la base monetaria y al M2, es decir, a la suma del circulante y los depósitos en cajas de ahorro y cuentas corrientes".


El dato que aportó Caamaño tiene correlación con los números del BCRA, ya que en diciembre se aumentaron tanto los depósitos en cuenta corriente como en caja de ahorro. Si bien el mes todavía no cerró, la tendencia es claramente alcista: los depósitos en cuenta corriente al 19 de diciembre totalizan $ 252.783 millones, mientras que 30 días antes estaban en torno a los $ 237.051. En las cajas de ahorro, en tanto, los depósitos al 19 de diciembre suman $ 307.577 millones y un mes antes eran de
$ 256.714 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar