Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Los planes de cuotas sin interés funcionan como un placebo"

Llambías dijo que seguramente en el futuro el precio de contado será más barato y el de las cuotas esté explícito. Esta semana bancos se reúnen con el secretario de Comercio en plena pelea por los aranceles de los plásticos

En el ojo de la tormenta por los aranceles que las tarjetas de crédito cobran a los comercios y la denuncia de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) por posición dominante contra Visa, el titular de Adeba tomó la delantera y en diálogo con El Cronista desestimó las acusaciones pero reconoció que el actual sistema de pagos con plásticos "tiene que ajustarse".

–La investigación de CNDC coincide con el avance en el Congreso para modificar la Ley de Tarjetas. ¿Qué expectativas tienen en ADEBA?
–No sé qué pasará en el Congreso. Ni siquiera nos habían invitado a participar de la reunión en comisión y finalmente la senadora de San Luis, Liliana Negre de Alonso, nos dio la oportunidad de que nos escucharan.

–¿Cuál fue su posición?
–Nuestro argumento es que lo que dice CAME no es así, la plata que ganan los bancos. Sí, los bancos nominalmente ganan bastante dinero pero es apenas lo que necesitan para reponer el capital para poder seguir creciendo. Si no estuvieran esas utilidades, el sistema financiero se achicaría.

–¿Ustedes ven inviable reducir los aranceles como se está discutiendo en este momento?
–Defensa de la Competencia tiene algunos puntos que se tocan con los reclamos de las cámaras. Pero los argumentos de las cámaras están más que nada focalizados en el arancel. También en algunos puntos se confunde tasa de intercambio con el arancel en nuestros mercados. Esto es un error, porque la tasa de intercambio la fija la autoridad cuando hay múltiples adquirentes, y en la Argentina no los hay. Sí es cierto que Defensa de la Competencia quiere que haya múltiples adquirentes, pero eso para funcionar necesita, como también lo dice Defensa de la Competencia, que pueda haber arancel máximo, pero no puede haber lo que dice la Ley, que no te permite diferenciar por rubro.

–En un esquema de múltiples adquirentes, si un banco quisiera ser más competitivo podría ofrecer un arancel más bajo...
–Por ejemplo en México, hay un banco que tiene la adquirencia de un gran retailer, y ese banco pierde u$s 20 millones por año. Porque la tasa de intercambio está por encima de lo que le cobra a ese comercio, pero habrá tomado la decisión por el volumen de ventas de ese negocio de cobrarle menos.

–¿Es posible en la Argentina la desregulación del sistema los aranceles? ¿Cree que puede hacerse en el corto plazo?
–En Estados Unidos y Europa está desregulado. Acá vos lo vas a poner y hay que esperar que vengan otros adquirentes.

La adquirencia es un negocio que hoy en el mundo no es demasiado rentable. Pero puede ser que alguien venga y todo depende de la tasa de intercambio que se establezca. Si resulta lo suficientemente atractiva...

–¿Quién fija la tasa de intercambio?
–La tasa de intercambio la fija el Gobierno, específicamente la Secretaría de Comercio. Esto es lo que ocurre en otros países.

–¿Ustedes ya tuvieron alguna reunión luego de que se conociera la denuncia de Defensa de la Competencia?
–Previamente, nos reunimos y ahora esperamos una reunión para la semana que viene con el secretario de Comercio.

–¿En qué va a consistir esta presentación?
–Por lo pronto, en la denuncia de Defensa de la Competencia, hay una afectación primaria a Prisma, porque se le imputan determinadas cosas –posición dominante, prácticas monopólicas–, cosa que tanto Prisma como los bancos no aceptan, porque no son así. Y eso es lo que tenemos que defender. Pero por otro lado está la cuestión de cómo seguimos para adelante con el sistema, porque tal como está necesita de algunos ajustes, porque el mundo cambió y la Argentina también. El problema es que el arancel en la Argentina es bajo para los comercios chicos....

–¿Por qué? ¿El arancel no es el 3% para todos igual?
–Sí, pero antes que estuviera la ley, los hipermercados no pagaban eso, sino mucho menos. Entonces, como se considera que eso es abuso de posición dominante de los retailers que tienen mejor capacidad de negociación directa con los bancos, con las tarjetas o con los que fuera, tenemos un arancel que protege a los más chicos. Lo que Defensa de la Competencia dice también es que ese artículo hay que derogarlo. Eso no es un problema, el tema es en cuánto se fija el arancel máximo, porque en general en todos los países el arancel de un comercio chico paga el 6% y uno grande paga 1%, entonces el promedio es 2,75%. Pero el que más paga paga 6%.

–¿Mantuvieron una mesa de diálogo con las cámaras y los comercios antes o después de que se conociera el fallo de Defensa de la Competencia?
–No, y no porque los bancos no hayamos querido. Lo lógico hubiera sido que antes de llegar a una instancia que involucre a las autoridades, se hubiera intentado negociar con los bancos. Esto se puede cambiar y está en proceso. Seguramente en el futuro de las cuotas, el precio de contado sea más barato y el precio de las cuotas esté explícito.

–¿Esto puede llegar a tener un impacto negativo en las ventas?
–Las cuotas sin interés son un placebo: uno dice si no pago con cuotas sin interés soy un tarado. Entonces, esto va a tener un efecto negativo en una primera instancia pero luego va a ser positivo. Esto ya está disponible, pero lo tiene que tomar el comercio también. Es un cambio bastante grande y va llevar mucho tiempo.

–¿Quiénes pueden ser los grandes perdedores si se concretan estos cambios?
–Si esto tiene un cambio no racional y no planificado va a afectar negativamente no sólo el balance de los bancos sino la situación de los consumidores. También hay un tema grave: hay más de 100 marcas que no son bancos que van a sufrir muchísimo estas modificaciones, porque son muy arancel dependiente, y el costo de financiamiento es igual al que tienen los comercios.Todo el tema acá es la tasa de interés. Si la Lebac estuviera al 10%, la tasa sería 12% y nadie se estaría quejando.