Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los ‘parking’ perdieron atractivo para inversores y administradoras

"La industria se perdió una oportunidad", repite a quien quiera oirlo el directivo de una administradora de Fondos Comunes de Inversión, en relación a los fondos cerrados creados especialmente para el blanqueo.
Es que a las demoras en la aprobación, que hizo que muchos de los proyectos presentados todavía no estén disponibles para aquellos blanqueadores rezagados que apuntan a ingresar en el último tramo, se le sumaron demoras en la creación de los fondos llamados "de parking".
Estos habían sido pensados como instrumentos para canalizar el capital de los blanqueadores, mientras los FCI cerrados eran aprobados. La CNV dio el visto bueno a casi una treintena de parking, aunque a la fecha sólo hay cinco fondos operando. Muchos no consiguieron la aprobación de la IGJ, mientras que otros decidieron no salir al mercado al no tener el respaldo de un fondo cerrado atrás.
El que más caudal tiene es el de Consultatio, con u$s 30 millones. Ad Cap, por ejemplo, captó $20 millones. "Quisimos darle un valor al suscriptor del fondo parking que va más allá del blanqueo. Nuestro patrimonio está pensado para clientes institucionales y corporativos que quieren invertir en una cartera en dólares con buena rentabilidad de corto plazo", afirmó Martín Cavalli, de Ad Cap Asset Management.
Una de las administradoras de FCI que presentó un fondo de parking tiene pensado bajarse del negocio en estos días. Es que, dicen, este instrumento sólo tenía razón de ser en relación a los fondos cerrados y las demoras en la puesta en marcha de estos últimos desalienta tanto a inversores como operadoras.