Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Los pagos móviles podrían reducir 20% el efectivo y 10% la emisión"

Se incluirían además nuevos segmentos en el sistema financiero, lo que derivaría en un ecosistema más rentable donde el costo de las transacciones se reduciría un 50%

El uso cotidiano de los pagos móviles todavía es un tema pendiente en Argentina. No obstante, bajo el nuevo gobierno, el Banco Central (BCRA) se manifestó a favor de impulsar este sistema. Tal como indicaron desde VeriTran, compañía dedicada a ofrecer soluciones para Banca Digital Segura y Pagos Móviles, la promoción de estos pagos permitirían achicar en un 50% el costo de las transacciones, reducir en un 10% la emisión de moneda y en un 20% el efectivo. La clave, según su director comercial, Marcelo Fondacaro, es otorgarle un valor a los pagos electrónicos.
–¿Cuánto podría achicarse el costo de las transacciones si se realizaran desde un celular?
–La implementación de pagos móviles permitirá incluir nuevos segmentos en el sistema financiero, garantizando un ecosistema más rentable donde el costo de las transacciones se verá reducido en un 50%. Estos datos surgen de lo que ya vimos en nuestros clientes de otros países, y se trata de cálculos que hasta podrían ser hasta pesimistas, ya que la reducción de costos puede ser todavía mayor. El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger manifestó en varias oportunidades que los pagos móviles y la inclusión financiera son prioridad en su gestión porque hay un 50% de la población que no está bancarizada.
–¿Cuáles son los costos que se ahorrarían?
–Son varios. Los pagos móviles permiten eliminar todos los elementos físicos, un pos o tarjeta física. Partiendo de esa base, ya se eliminaría un costo importante. En segundo lugar, al reducir el efectivo calculamos que en un proyecto inicial se puede hacer una reducción muy rápida del 20%. Esto además ayuda a reducir la emisión, lo que combatiría la inflación. Obviamente no se va a eliminar el efectivo de un día para el otro, pero creemos que se puede reducir la emisión de moneda en un 10%. También favorecería la prevención del fraude y la reducción del transporte del efectivo, lo que incluye la recarga de cajeros por parte de los bancos o el traslado de dinero de los comercios. Además, se recortarían los costos por los seguros que resguardan ese dinero que circula.
–¿En cuánto es factible una reducción del 20% del efectivo?
–Depende de cada país y de los actores que estén involucrados. En un proceso de un año lo que se puede hacer es incluir un 50% más de comercios electrónicos. Esto consiste en empezar a adquirir pagos móviles, y a la vez, que esos comercios le paguen a sus proveedores por la misma vía, lo que aumentaría el circulante electrónico.
–¿De qué manera cree que la gente podrá adoptar más rápido este sistema?
–En los pueblos mucha gente tiene que desplazarse a otra ciudad para ir a un cajero, este traslado no solo cuesta dinero y tiempo sino que genera ingresos en el pueblo donde está el ATM, mientras que el pueblo que no cuenta con cajeros se pierde esa compra. Es necesario que la gente encuentre valor en el pago móvil. Ese valor está en no trasladarse, en pagar en el comercio de su barrio con su celular o retirar efectivo al momento de pagar una compra por caja.
–¿Y quién debería promocionar ese valor? No se ven campañas de los bancos...
–No es que no tienen la intención de hacerlo sino que el modelo económico no se lo permite. Quien tiene que regular es el Central, por eso celebramos que Sturzenegger esté promocionando los pagos móviles. Esto va a permitir que otros actores, que no solo son los bancos, puedan tener estas tecnologías. Todo esto va a depender del alcance de una nueva regulación. Un incentivo que funciona hoy es la devolución del 5% del IVA cuando se usa la tarjeta de débito.
–¿Un mercado informal tan grande es una traba?
Latinoamérica siempre sufrió el mercado negro. Hoy se paga en efectivo y no hay nada más en negro que el efectivo. Si los pagos se hacen en forma electrónica se aporta a la economía, no solo por reducción de costos y temas impositivos.
El celular es la clave, supera a internet ampliamente, básicamente porque está más a mano que una computadora. Solo resta que el usuario compruebe que el celular es tan seguro como el homebanking, pero además, más rápido.
–¿Qué tipo de operación es la que más se hace?
–En primer lugar siguen estando los pagos de servicios y luego las transferencias. Pero vemos un fuerte crecimiento en las compras, hay un desplazamiento de pagos físicos a pagos por internet. El hecho de que el gobierno haya abierto la compra online y la posibilidad del "puerta a puerta" le va a dar más impulso. Es parte de la regularización de la que hablábamos. Por eso muchas empresas están tratando de reconvertir su comercio electrónico y ofrecen más cantidad de ofertas.