Los medios digitales ganaron la batalla de la cuarentena, pero el efectivo todavía da pelea

Según una encuesta, la adopción de las distintas opciones de pago varió por el nivel socioeconómico, la edad y el lugar de residencia. La aceptación de las herramientas parte de un piso de 70 por ciento

La primera conclusión de los expertos sobre lo que provocó la pandemia de coronavirus es que aceleró los movimientos, las tendencias, que ya se habían iniciado. El ejemplo más claro de ello, en lo que respecta a la economía local es el incremento en el uso de las opciones de pago online o aquellos que se realizan sin contacto, dos de los grandes beneficiarios en esos últimos meses por su rol clave en momentos de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

No obstante, ¿qué es lo que opinan los propios usuarios de estas herramientas? Una encuesta de D'Alessio IROL analizó cuánto quedará de esta experiencia de pago a futuro, una vez superada la pandemia o al menos las resticciones actuales. El estudio se realizó la primera semana de junio, sobre 859 personas mayores de 18 años en todo el país. Y se centró principalmente en el impacto de la cuarentena sobre el uso de medios de pago.

De ahí se desprende que la cuarentena obligatoria que comenzó el pasado 20 de marzo forzó cambios en la forma de pagar de 7 de cada 10 argentinos. Los que mayor tracción parecen haber logrado hasta el momento fueron las tarjetas de débito (35%) y las transferencia por homebanking (31%), seguidos de las tarjetas de crédito (22%) y Mercado Pago (17%).

"El 70% del público consultado inició u operó más con algún tipo de medio de pago digital desde abril de este año. Se observa que pudo resolver por este medio lo que necesitaba", se señaló en el informe.

Independientemente del estrato social al que pertenecieran, sea alto, medio o bajo, al menos el 70% de los encuestados remarcaron que cambiaron la manera en la que pagaban. Sin embargo, sí se pudo notar más resistencia en los sectores de menores ingresos. Es que entre los segmentos más humildes, el 70% dijo que sí, que modificó sus hábitos de pago, pero en los estratos altos la respuesta positiva fue del 74 por ciento.

En el otro extremo, es fuerte la diferencia entre las grandes aglomeraciones y el interior del país: "El 76% entre quienes viven fuera de AMBA reconoce que necesitó modificar o agregar algún otro medio de pago versus el 66% en GBA y 70% en la Ciudad de Buenos Aires".

De todas maneras, la encuesta de D'Alessio IROL consideró que la conducta forzada puede no mantenerse a largo plazo, cuando las restricciones por el Covid-19 terminen: "A futuro, sin todavía poder efectuar predicciones precisas, parecería que sólo ganaron con la prueba la tarjeta de débito y Mercado Pago. Pero el efectivo puede seguir predominando, en especial en el sector más numeroso, el de los niveles bajos".

La tarjeta de débito tuvo más tracción entre los adultos mayores, muchos de los cuales utilizaron la tarjeta de débito sobre fondos de la jubilación. Los adultos jóvenes intensificaron el uso del homebanking y los millennials se volcaron más a Mercado Pago. "Las billeteras virtuales crecen con la menor edad y Link pagos/Pago mis cuentas siguen un camino inverso", agregaron.

El estudio también reveló que quienes tienen más ingresos y nivel educativo efectuaron un mayor uso de efectivo, homebanking, y Link pagos/Pago mis cuentas. Por el contrario, aumentó la mención a iniciar o acentuar la operación de Mercado Pago y tarjeta de crédito con el menor nivel socioeconómico. La tarjeta de débito mantiene su crecimiento sin modificarse.

Además, otro resultado es que aumenta la valoración de este pasaje de medios físicos a digitales entre los usuarios de nivel socioeconómico más alto y millennials (51%).

Por otro lado, consecuentemente con el bajo nivel de bancarización, el nivel medio bajo y los millennials son los segmentos donde se mantiene con más fuerza el pago en efectivo (33%).

¿Qué no se modificó? ¿Qué puede pasar cuando termine la prueba forzosa de nuevos medios de pago? La mitad de los consultados mencionó que sigue manteniendo su pago con la tarjeta de débito. En segundo lugar, nombraron la transferencia bancaria, en un 40%, y luego la tarjeta de crédito, con un 38 por ciento.

Así, al menos por ahora, los únicos medios de pago "ganadores", que ya se piensan utilizar más que antes, son la tarjeta de débito y Mercado Pago. "Pero también el medio menos virtual (el efectivo) tendría aún más importancia", aseguraron.

Hacia el futuro, en algunos medios de pago aumentan las diferencias por segmentos socioeconómicos: mayor preferencia por el efectivo en el medio bajo y, por los medios virtuales, en los segmentos de mayores ingresos.

Tags relacionados

Más de Finanzas y Mercados

Noticias del día